Público
Público

No presionen demasiado a jóvenes beisbolistas, dicen doctores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Genvra Pittman

El béisbol y el sóftbolson algunos de los deportes más seguros para los niños, pero lospadres y los entrenadores deberían asegurarse de que elentrenamiento sea el adecuado para evitar que se lesionen en elcampo de juego o al batear.

Las nuevas guías de la Academia Estadounidense de Pediatría(AAP, por sus siglas en ingles) destacan la importancia decontar con un desfibrilador automático externo (DAE) paraatender problemas cardíacos y equipo de protección del tamañoadecuado.

Los pediatras aseguran que uno de los principales riesgos,que cada vez preocupa más, es que los niños están sobreexigiendosus brazos con demasiada frecuencia y aprendiendo nuevashabilidades antes de que sus cuerpos estén listos para ponerlasen práctica.

"A veces, por su propio bien, hay que contenerlos y eso es loque está faltando", dijo el doctor Stephen Rice, coautor de lasguías y experto del Centro de Medicina Deportiva Jersey Shore,Neptune.

Rice señaló una paradoja del béisbol y el sóftbol juvenil:mientras que las lesiones no son tan frecuentes como en otrosdeportes, las que ocurren tienden a ser graves, como fracturas ycontusiones.

Aun así, las lesiones potencialmente fatales son pocofrecuentes, ya que ocurren en uno por cada millón de deportistaspor año.

Las nuevas guías recomiendan prevenir las lesiones medianteel uso de equipos adecuados, la enseñanza y la moderación cuandose preparan atletas en desarrollo.

Los deportistas más jóvenes de las ligas menores son los queespecialmente deberían utilizar pelotas de bajo impacto ymáscaras protectoras en los cascos de bateo, como así tambiénprotectores oculares. Los guantes de bateo y calzado con taponesde goma (en lugar de metal).

Por otro lado, además de proteger el corazón de los niños,todavía no existen pruebas de que los protectores torácicoseviten las lesiones o la muerte, en especial cuando el golpe deuna pelota altera el ritmo cardíaco, según publica el equipo enPediatrics.

Las guías recomiendan también enseñarles a todos los niñoscómo evitar las pelotas rápidas cuando están en el montículo debateo. Como en otros deportes, los niños con signos de unacontusión después de recibir un golpe en la cabeza deben quedarfuera del campo de juego hasta que los controle un médico.

Los investigadores coinciden en que las lesiones que sepueden evitar, y algunas de las más graves, son las lesiones porsobreuso. Los lanzadores no deberían lanzar si tienen los brazoscansados del último partido.

Tampoco deberían aprender nuevos lanzamientos tan rápido nihacer ejercicios para reforzar los músculos centrales.

"Aquí, la moderación es clave. No hay que presionar tanto alos niños tan pequeños", dijo Timothy Hewett, director delCentro de Biodinámica y Medicina Deportiva del Hospital de Niñosde Cincinnati Children y consultor de la comisión redactora delas guías de la AAP.

Explicó que los menores de 14 no deberían hacer más de 65lanzamientos por día ni más de tres días por semana.

Los cirujanos ortopédicos están tratando cada vez máslesiones en niños que solían verse sólo en atletas profesionalesadultos, según comentó Frederick Mueller, director del CentroNacional para la Investigación de las Lesiones Deportivas Gravesde University of North Carolina, Chapel Hill.

"Muchos de esos niños están jugando en varias ligas y tambiénrealizan lanzamientos los fines de semana en exhibiciones", dijoMueller, que no participó en la redacción de las guías.

Por su parte, Rice les recomendó a los padres que controlen asus hijos para que se tomen su tiempo para aprender nuevashabilidades y obtener experiencia en el juego, aun cuando creanque tienen en su casa una estrella deportiva en ascenso con granpotencial.

FUENTE: Pediatrics, online 27 de febrero del 2012.