Publicado: 05.11.2013 10:29 |Actualizado: 05.11.2013 10:29

No queremos vuestra condescendencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Este próximo fin de semana, el Partido Socialista Obrero Español tiene una cita consigo mismo. La Conferencia Política del PSOE que celebraremos los días 8, 9 y 10 del presente mes es el final de un proceso de debate interno que los socialistas llevamos desarrollando desde principios de año. El final de un proceso que, en sí, es realmente el comienzo de una nueva etapa para el socialismo español.

Después de las elecciones generales del año 2011, y conscientes de las razones que nos llevaron al mal resultado que obtuvimos en ellas, el PSOE se impuso a sí mismo este periodo de  reflexión, discusión y renovación del proyecto político.

Miles de personas han participado en las etapas previas a esta Conferencia aportando sus ideas, dando forma de propuestas a sus convicciones y conocimientos. Todo para que, en el actual debate acerca del papel que ha de jugar la socialdemocracia en un contexto de crisis internacional, y estando nuestros postulados ideológicos en el punto de mira, llegando a decirse que el Estado del Bienestar ya no es viable, logremos convencer a la ciudadanía de que seguimos siendo útiles.

Utilidad es la palabra clave en el actual contexto socioeconómico. Ante la situación de desempleo prolongado, de reducción de calidad de los servicios públicos y de deterioro de los derechos cívicos, la gente está cansada de discursos grandilocuentes. Cuando miran hacia sus representantes políticos esperan de nosotros que aportemos soluciones, que sirvamos para algo. Y ese sentimiento es mayor incluso cuando nos miran a los y las socialistas. A causa de las políticas de austericidio y el despotismo del gobierno en la ejecución de éstas, nuestro electorado tradicional ha dejado de creer en la falacia de que el PP y el PSOE somos lo mismo. Sin embargo, no es suficiente con que el PP deje en evidencia que su destrucción de las estructuras básicas del Estado del Bienestar, levantadas por el socialismo, nos aleja a ambos partidos, sino que debemos ser el PSOE quien con nuestra responsabilidad y seriedad recuperemos la confianza ciudadana.

¿Qué protagonismo debemos tener las Juventudes Socialistas en el marco de esta Conferencia y de, por tanto, el inicio de la nueva etapa que se iniciará el fin de semana? Un protagonismo total.

Nos hemos preparado para que así sea. No vamos a este encuentro con la intención de que se nos trate con la condescendencia de la que suele ser víctima la juventud. Vamos con las ideas muy claras acerca de qué creemos que es lo mejor para nuestro país. JSE ya tuvimos nuestra propia Conferencia Política para preparar nuestros posicionamientos, y para que estos contaran con la fortaleza de ser fruto del consenso de toda la organización.

Queremos que el PSOE defienda la laicidad del Estado, que apueste firmemente por la derogación de los acuerdos entre el Estado español y la Santa Sede, a fin de que ninguna fe religiosa esté en situación de privilegio sobre el resto. Queremos que la educación pública siga siendo la piedra filosofal de nuestra sociedad, porque no existe crecimiento económico ni social sin dotarla de los recursos y atenciones necesarias. Queremos ampliar la participación política de la ciudadanía y, en especial, de la juventud, por lo que proponemos que se rebaje a los dieciséis años la edad para ejercer el derecho al voto. Queremos que España sea una república, entendida ésta como espacio de convivencia y de igualdad, de tal manera que cada hombre y mujer de este país tengan el derecho de elegir a la persona que ocupe la Jefatura del Estado, y que ésta deje de estar reservada a los miembros de una única familia. Queremos que se hable de poner límites salariales para que desaparezcan las cada vez mayores diferencias de salario entre trabajadores y altos cargos de una misma empresa.

Queremos que la política vuelva a ser respetada por la gente y por quienes forman parte de ella, aumentando la transparencia y haciendo obligatorio el cumplimiento de los programas electorales porque estos son en realidad un contrato que debe ser vinculante. Queremos que el PSOE sea permeable a la voluntad ciudadana, recogiendo con mayor empeño lo que nos dicen desde fuera de las paredes de nuestras sedes, implantando para ello el sistema de primarias abiertas para la elección de la candidatura a la presidencia del gobierno; sacando también mayor provecho a las agrupaciones municipales, que son el gran activo de nuestro partido pero que ineludiblemente necesitan de cambios para ser más atractivas a la juventud. Queremos que el discurso del socialismo del siglo XXI sea mucho más comprometido con el Medio Ambiente, porque es la herencia básica que recibiremos la juventud. Queremos que todas las generaciones de este país que no pudimos votar la Constitución de 1978 seamos protagonistas de una nueva reforma constitucional, que nos pertenezca y nos permita experimentar el mismo sentimiento de pertenencia que tuvieron nuestros padres durante la Transición cuando aprobaron aquel modelo de consenso. Para ello, no solo es fundamental sino también urgente que la reforma de la misma sea refrendada por toda la ciudadanía.

Sabemos que no todas estas propuestas serán respaldadas, al menos en un principio, y por eso nos empeñaremos en convencer a cada participante para que las apoye. La grandeza de un partido político es que en él existan discrepancias, que sean muy fuertes, incluso, para que los argumentos a favor y en contra alcancen mayor robustez, y que éstas den paso finalmente a conclusiones bien trabajadas.

Todas estas ideas, y muchas otras, las defenderemos con la pasión propia de la juventud y de la izquierda.  Porque sabemos que ya no hay más oportunidades, que debemos tener fuerza suficiente para detener la voracidad del neoliberalismo antes de que ponga el cartel de "Se vende" a nuestro país. El destino nos empuja a tener éxito este fin de semana. Las Juventudes Socialistas estamos preparadas y tenemos en nuestro camino dos opciones: pasar por la Conferencia como jóvenes viejos dejándonos llevar por la deriva o ser valientes reivindicando todo aquello en lo que creemos.

Decía Antonio Machado en uno de sus poemas que "ni el pasado ha muerto, ni está el mañana -ni el ayer- escrito". Nuestra generación, la de Juventudes Socialistas, está llamada a escribir las páginas del presente y del mañana del PSOE y de España.