Público
Público

"No renové para estar en el banquillo"

El marfileño, que amplió su contrato en junio, se queja de Guardiola

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El centrocampista del Barcelona Touré Yayá, que tras superar la gripe A fue suplente en el partido ante el Real Madrid, se quejó después del clásico de que esta temporada no está jugando los minutos que desearía. En declaraciones a la revista France Football, Touré lamenta la política de rotaciones de Guardiola: 'Me falta tiempo de juego y no tengo 30 años; aún soy joven', argumentó para añadir: 'Estoy en mi plenitud de facultades físicas y de talento; ahora mismo no tengo oportunidad de jugar y eso me perjudica'.

El africano cree que esta temporada no está teniendo suficiente protagonismo y no entiende por qué, siendo así, el Barça le renovó el contrato en verano (amplió su vinculación al club, que mejoró sus emolumentos y subió su cláusula de rescisión hasta los 100 millones de euros, un año más, hasta 2012). 'Cuando se renueva a un jugador no es para estar en el banquillo', sentenció Touré.

'Estoy en mi plenitud; no jugar me perjudica' afirma Touré

Por enésima vez en los últimos meses, su representante, Dimitri Seluk, amenazó al club con la marcha del centrocampista: 'No sé si seguiremos en el Barcelona, pero puedo asegurar que no estaremos en el banquillo', declaró a Onda Catalana. Y prosiguió: 'Si viene un equipo como el Manchester City o el Chelsea, estamos abiertos a la negociación'.

Seluk lamenta que Keita juegue más que Touré, aunque lo cierto es que quien le pelea el mediocentro al marfileño no es el malí, sino Busquets. Hasta ahora, el de Badía ha jugado más minutos en Liga que Touré (790 el canterano por 409 el africano). En Europa, ha sido al revés (124 por 350). Touré se ha perdido tres partidos por la gripe.

'Al gesto de Iniesta le veo una función educativa', defiende Laporta

El presidente del Barça, Joan Laporta, restó ayer trascendencia al asunto: 'Touré es un jugador con una presencia importante que está dando unos resultados excelentes', dijo. Y añadió: 'Sus palabras son propias de un futbolista de gran clase que, como todos, quieren tener el máximo de participación para ayudar al equipo, así que hay que interpretarlas en positivo'.

Laporta también se pronunció sobre el gesto de reprobación que Iniesta hizo a Ronaldo en el clásico. El portugués reclamaba al árbitro lo que entendía que era un piscinazo del manchego e Iniesta lo mandó callar. 'Le veo una función educativa', dijo. Alves, mientras, ironizó sobre la frase de Casillas en la previa del clásico: 'Iker tendrá que poner el retrovisor del revés'.