Público
Público

"No tiene sentido decir que el aborto es pecado"

El portavoz de Coordenadora de Crentes Galegos considera que las críticas de la Iglesia "no responden a la realidad" social

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El portavoz de Coordenadora de Crentes Galegos, Miguel Fernández, ha criticado la postura de la jerarquía católica porque 'no responde a la realidad' de la sociedad. La asociación, que aglutina una veintena de colectivos católicos a nivel local de Galicia y que es una de las 150 asociaciones incluídas dentro del grupo Redes Cristianas, defiende 'otra forma de estar dentro de la Iglesia'. 

Fernández considera que la Iglesia católica se inmiscuye en temas que 'no son significativos', como la retirada de los crucifijos en las escuelas. 'No tiene sentido en un Estado laico que haya presencia religiosa en los centros educativos', asegura. 'Lo normal es que se eliminen de una forma natural y sin que suponga ningún problema', reconoce el portavoz de Coordenadora. 

Ante las últimas manifestaciones en contra del aborto, como la organizada en el centro de Madrid el pasado 18 de octubre, la asociación también se muestra crítica con la postura de la jerarquía, ya que consideran que 'no tiene sentido decir que es un pecado'. 'El aborto es una realidad que existe y no se puede penalizar', asevera el portavoz.

'En un Estado laico no tiene sentido la presencia religiosa en los centros educativos'

'Defender la vida es defenderla en todo momento. Defender los derechos de los inmigrantes, criticar el sistema capitalista, luchar contra la pobreza; hay muchos ámbitos para defender la vida que no tienen que ser el tema del aborto', afirma Fernández, quien describe su asociación como un colectivo 'vinculado a grupos de exclusión social'.

Desde Coordenadora, en la que participan laicos, teólogos y también algunos curas, lamentan que en los medios de comunicación se generalice a 'los católicos' como si fuera 'una única Iglesia'. 'Cuando dicen que todos los católicos defendemos el mismo modelo de familia, no nos vemos representados', asegura. 'Hay otra forma de ver las cosas y de sentirse dentro de la Iglesia, porque nosotros nos sentimos dentro de la Iglesia', reconoce. 

Sus críticas al Gobierno no se sitúan en la línea de las críticas que se vierten desde la Conferencia Episcopal, sino que le recriminan al Ejecutivo 'un esfuerzo para un Estado completamente laico'. Una crítica directa al concordato que mantiene el Estado español con la Iglesia que, para Fernández, 'establece cuestiones que ya tendríamos que tener superadas' y que supone un obstáculo para muchos cambios legislativos, 'condicionados' por el acuerdo firmado en 1979.