Público
Público

El Nobel de la Paz anima a Obama a ocuparse de Oriente Próximo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por John Acher

El Premio Nobel de la Paz, Martti Ahtisaari, urgió el miércoles al presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, a profundizar en la solución del conflicto de Oriente Próximo en su primer año en el cargo, y lo calificó de un nudo que puede ser deshecho.

El ex presidente finlandés y veterano diplomático recibió el galardón anunciado en octubre por las décadas dedicadas a lograr la paz en todo el mundo, desde Namibia a los Balcanes e Indonesia.

"La paz es una cuestión de voluntad", dijo en la ceremonia en el Ayuntamiento de Oslo. "Todos los conflictos pueden resolverse, no hay excusas para permitir que se eternicen".

"Espero que el nuevo presidente de Estados Unidos, que llegará al poder el mes que viene, dé una prioridad elevada al conflicto de Oriente Próximo durante su primer año de mandato", afirmó.

la Unión Europea, Rusia y la ONU - también deben estar seriamente comprometidos "para que se pueda encontrar una solución a las crisis que van desde Israel a Palestina, de Irak a Irán".

"Las tensiones y guerras en la región han durado tanto tiempo que muchos creen que el nudo de Oriente Próximo no se puede deshacer", manifestó el veterano político y diplomático de 71 años. "No comparto esta creencia".

"Todas las crisis, incluyendo la de Oriente Próximo, pueden ser resueltas", agregó en el discurso tras recibir el diploma y la medalla del Nobel ante los aplausos de unos 1.000 invitados en la ceremonia a la que acudieron los reyes de Noruega, Harald y Sonja.

El premio también conlleva 10 millones de coronas suecas (unos 950.000 euros).

CREDIBILIDAD EN JUEGO

Ahtisaari dijo que la credibilidad de la comunidad internacional está en juego: "Debemos conseguir resultados".

El Nobel de la Paz fue compartido en 1994 por el primer ministro israelí, Yitzhak Rabin, el ministro israelí de Asuntos Exteriores, Shimon Peres, y el líder palestino, Yasser Arafat, por los acuerdos de paz de Oslo en 1993 que luego fracasaron en medio de la violencia.

Ahtisaari, el primer Nobel de la Paz de Finlandia, urgió a los estados a cumplir sus compromisos de erradicar la pobreza según los objetivos de la ONU y añadió: "La lucha contra la pobreza es también la medida más eficaz de luchar contra el terrorismo a largo plazo".

Además dijo que el sector privado es el único capaz de crear las oportunidades económicas que llevarían a una seguridad económica duradera y apoyarían los frágiles acuerdos de paz.

Sobre su papel de mediador, aseguró que combina los papeles de un "timonel, un médico, una comadrona y un profesor".