Público
Público

El trabajo nocturno alteraría las hormonas y la presión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Los patrones irregulares desueño alterarían rápido la actividad natural de las hormonas yel metabolismo, lo que sostenido en el tiempo elevaría losriesgos para la salud a largo plazo, informó un grupo deexpertos.

Los resultados, que surgen de un estudio sobre 10 adultosen un laboratorio de sueño, explicarían por qué el trabajonocturno por turnos rotativos está asociado con una mayorprobabilidad de desarrollar diabetes, enfermedad cardiovasculary obesidad.

Cuando a los voluntarios se les modificaba el ciclosueño-vigilia en unas 12 horas, como ocurre con el trabajo porturnos, el estudio demostró que eso les producía cambiosdesfavorables en la presión, la calidad del sueño y variashormonas clave.

Los niveles de leptina, una hormona que normalmente suprimeel apetito, tendían a disminuir, mientras que la cantidad deazúcar en sangre e insulina aumentaba.

En tanto, el patrón de actividad normal de la hormona delestrés, el cortisol, se había revertido por completo. Losresultados fueron publicados en la versión en internet deProceedings of the National Academy of Sciences.

El estudio apunta a conocer los mecanismos potenciales porlos que el trabajo por turnos, o quizás otras causas dealteración del patrón de sueño, alteraría la salud, explicó eldoctor Frank Scheer, neurocientífico de la División de Medicinadel Sueño del Brigham and Women's Hospital, en Boston.

La reducción de la leptina, por ejemplo, podría en eltiempo favorecer el aumento del peso y la aparición de laobesidad, dijo Scheer, autor principal del estudio, a ReutersHealth.

El aumento crónico del azúcar en sangre y la insulina puedepromover la aparición de la diabetes tipo 2, mientras queciertas alteraciones de la presión y el cortisol inducen eldesarrollo de la enfermedad cardíaca.

Para el estudio, el equipo de Scheer les pidió a 10 hombresy mujeres que pasaran 10 días en un laboratorio de sueño, dondetuvieron "días" de 28 horas. Eso alteró por completo lasincronización de sus patrones de sueño-vigilia con los ritmoscircadianos.

El análisis de las muestras de sangre extraídas cada horadurante nueve días permitió medir el nivel de varias hormonas.

Los autores hallaron que los voluntarios sufrían loscambios hormonales más importantes cuando el ciclosueño-vigilia se modificaba en unas 12 horas, que es cuandodormían durante el día y permanecían despiertos de noche.

Scheer precisó que tres voluntarios tuvieron niveles deazúcar en sangre después de comer similares a los de los"prediabéticos", lo que sugiere que los patrones irregulares desueño podrían elevar el riesgo de diabetes hasta en personassanas.

Es posible también, dijo el investigador, que losresultados ayuden no sólo a los trabajadores con turnosrotativos, sino también a las personas con trastornos del sueñoque alteran el ritmo circadiano.

Asimismo, dado que los efectos hormonales se manifiestanrápidamente, hasta los pasajeros con "jet lag" podrían sufriralteraciones temporales.

FUENTE: PNAS Early Edition, online 2 de marzo del 2009