Público
Público

El nombre de Barack Obama comienza a implantarse en calles y escuelas de EE.UU.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tan sólo dos semanas después de que Barack Obama asumiera como presidente de Estados Unidos, las calles y las escuelas de algunas ciudades estadounidenses han cambiado su nombre por el del nuevo mandatario.

Una escuela en Nueva York y una calle en una localidad de Misuri se encuentran entre los primeros que han querido rendir homenaje al primer mandatario negro de la historia del país, sin esperar, como manda la tradición, a que abandone el cargo.

La escuela Ludlum Elementary School de Nueva York tomó la decisión en noviembre, justo después de que Obama ganara las elecciones.

La junta escolar local votó por unanimidad el cambio, con el que quería "mantener este gran sentimiento de que podemos ser diferentes, podemos cambiar nuestra comunidad, podemos cambiar nuestro país y que podemos hacer del mundo un sitio mejor", dijo a los medios de comunicación el director del centro, Jean Bligenm.

El profesor de historia de la Universidad de Indiana, Edward Linentahal, indicó al diario USA Today que éste es sólo el principio y los tributos al presidente continuarán.

Por un lado, "se puede pensar que es prematuro," señaló Linenthal, pero por otro, aseguró, Obama ya ha hecho historia.

"Se puede argumentar que lo que ha pasado es extraordinario y asombroso en la historia estadounidense... y el nombre de las calles y de las escuelas refleja ese sentimiento", agregó.

Una opinión que no comparte el editor del libro "Commemorations: The Politics of National Identity", John Gillis, quien señaló que nunca antes se había sucedido algo así mientras los presidentes estaban en el cargo y mucho menos antes de que tomaran posesión.

En el caso de Obama consideró que "todo es esperanza, no recuerdo. Es todo una anticipación de los hechos no una mirada atrás".

Gillis consideró que comenzar ahora con estos cambios es "trivializar un proceso muy serio".

Aun así, la ola de cambios de denominación continúa.

La ciudad de Opa-Locka, un suburbio de Miami de 25.000 habitantes en el que hay mayoría de población afroamericana, renombró su calle principal en diciembre.

También en Florida, un grupo de residentes en la ciudad de Hollywood ha iniciado una cruzada para recoger las 10.000 firmas requeridas para cambiar en nombre de la calle central.

El matrimonio compuesto por Thomas y Theresa Smith que comenzaron con la iniciativa esperan tener todas las firmas para el verano, según dijeron a una agencia de noticias local.

"Queremos dejar algo para que nuestros hijos puedan ver esto como un hito, que un afroamericano puede ser presidente... enseñar a los niños que con educación se puede conseguir cualquier cosa", dijo Thomas Smith, de 55 años.

Mientras, en San Louis (Misuri) la transitada calle que divide el barrio blanco del negro ha sido denominada "Barack Obama Boulevard".

Rara vez las personas que están vivas ven su nombre en una institución pública.

El aeropuerto de Tejas cambió su nombre por el del ex presidente George H. W. Bush, cuando éste dejó su cargo y el aeropuerto nacional de Washington pasó a llamarse Ronald Reagan, en el 87 cumpleaños del ex mandatario, nueve años después de dejar la presidencia.

Los expertos señalan que el fenómeno de Obama ha despertado una ola de optimismo. El hecho de que el cambio de nombre no haya sido un acto oficial, sino una petición popular, es otra señal de cambio.