Público
Público

Los norirlandeses se manifiestan contra los últimos atentados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miles de personas participaron el miércoles en manifestaciones silenciosas de protesta en Irlanda del Norte contra los disidentes republicanos que en los últimos días han matado a dos soldados ingleses y a un agente de policía.

En una muestra de unidad, políticos de partidos nacionalistas y unionistas se unieron a la multitud que acudió a la principal manifestación en el exterior del Ayuntamiento de Belfast, algunos con pancartas y banderas, escuchando la música de las gaitas.

"Es una Irlanda del Norte unida que no hemos visto nunca hasta ahora," dijo Peter Bunting, del Congreso Irlandés de Sindicatos (ICTU, por sus siglas en inglés), que convocó la protesta.

Políticos irlandeses y británicos han prometido defender el proceso de paz en la provincia británica después de que el IRA Auténtico matara a tiros a dos soldados británicos el sábado por la noche y el IRA de la Continuidad hiciera lo propio con un policía el lunes por la noche.

Varios miembros del Sinn Fein, aliado del Ejército Republicano Irlandés (IRA, por sus siglas en inglés), acudieron a las manifestaciones del miércoles junto con representantes del Partido Democrático Unionista (DUP, por sus siglas en inglés), con el que ahora comparten el poder en un gobierno autonómico.

Los Acuerdos del Viernes Santo firmados en 1998 llevaron una relativa calma al Ulster tras 30 años de derramamiento de sangre entre la minoría católica y los protestantes probritánicos, una época conocida como los "Troubles" (disturbios) en los que murieron más de 3.600 personas.

SOLIDARIDAD CONTRA LOS ATACANTES

El IRA Auténtico y el IRA de la Continuidad se oponen al proceso de paz y han prometido seguir su lucha hasta que el mandato británico desaparezca y la isla de Irlanda se una.

"Lo que ha pasado en los últimos 10 años no puede ser entregado", dijo John Batch, un hombre de 49 años que creció como protestante pero que ahora se define simplemente como cristiano. "Crecí en la época de los Troubles en Belfast. No quiero eso para mis hijos".

El Papa Benedicto XVI se unió a la condena de los asesinatos, que calificó de la amenaza más grave al proceso de paz. El primer ministro británico, Gordon Brown, dijo que el Gobierno reforzará la seguridad en la provincia.

"De esta tragedia está pasando algo que muestra que la gente de Irlanda del Norte, así como los políticos, quieren que el proceso político se mantenga y se refuerce", declaró Brown ante el Parlamento.

Los asesinatos han levantado el temor a una reacción de los lealistas probritánicos, pero un grupo próximo a los paramilitares de la Asociación de Defensa del Ulster (UDF, por sus siglas en inglés) dijo el miércoles que estaba tan impresionado por la respuesta del movimiento mayoritario republicano que la comunidad lealista se inclinará hacia la conciliación.

"El Sinn Fein ha estado asombroso", dijo Frankie Gallagher, del Grupo del Ulster de Investigación Política, en la emisora estatal irlandesa. "Si alguien en la comunidad lealista intentase hacer hincar la rodilla aquí se verían igualmente aislados y la sociedad es echaría sobre ellos como un huracán".