Público
Público

Noruega no prevé un acuerdo sobre la caza de ballenas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Es probable que las conversaciones para reemplazar la moratoria a la caza de ballenas con una cuota controlada fracasen esta semana porque los países que se oponen a esta práctica no están cediendo terreno, afirmó el martes el delegado noruego en los encuentros.

Japón, Noruega e Islandia han capturado miles de ballenas desde que se aplicó la moratoria mundial hace un cuarto de siglo, cuando varias especies estaban próximas a la extinción.

El acuerdo de compromiso que se está discutiendo en la Comisión Internacional sobre Caza de Ballenas (IWC, en sus siglas en inglés) en la ciudad portuaria de Agadir, en Marruecos, permitiría a estos tres países cazar un número limitado de ejemplares durante 10 años bajo estrictos controles.

La campaña a favor de la caza ballenas ha criticado la propuesta de compromiso, describiéndola como una artimaña para prohibir la práctica una vez expiren las cuotas, mientras que algunos defensores de las ballenas han criticado el borrador por considerar que es "venderse" a los balleneros.

"Tal como lo vemos hoy, no creemos que estas negociaciones tengan éxito", indicó Karsten Klepsvik, el comisionado noruego ante el IWC.

"Hay al menos ocho, diez puntos de bloqueo, pero el principal punto de bloqueo es que los que se oponen a la caza de ballenas parece no querer aceptar nada más que cuotas de cero, y no podemos aceptar eso", dijo a los periodistas.

Los ecologistas y los países que se oponen a la caza afirman que la respuesta no está en levantar la moratoria, sino en aplicarla de forma más estricta. Afirman que los datos sobre las poblaciones de estos animales presentados por los grupos pro balleneros no son lo bastante fiables para justificar que se levante la moratoria.

"Cualquier propuesta que llegue a la Comisión que pida la retirada en efecto de la moratoria sobre la caza comercial de ballenas (...) desde nuestro punto de vista no debe adoptarse ni votarse", afirmó el ministro australiano de Medio Ambiente, Peter Garrett.

Los defensores en pro de la caza dicen que el resultado de la conferencia podría depender de la posición tomada por Japón, que caza cientos de ballenas cada temporada para lo que dice son propósitos de investigación.

La postura que tome Japón dependerá del resultado de la negociación en la cumbre, concretamente sobre el tamaño de las cuotas y las especies de ballena a las que se aplicará.

Noruega está dispuesta a considerar cualquier propuesta constructiva que acepte el derecho legal de algunos países a cazar ballenas, señaló Klepsvik.