Público
Público

Norwich propina otro castigo a Gordon Brown

Los conservadores han ganado en la votación para ocupar un escaño liberado por la dimisión de un diputado laborista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El electorado de Norwich ha propinado otro castigo a Gordon Brown en lo que ya se ha convertido en una costumbre en la política británica. Los conservadores han ganado en la votación para ocupar un escaño liberado por la dimisión de un diputado laborista. Y por tanta diferencia que supone una humillación más para el primer ministro.

En la circunscripción norte de Norwich, los tories han sacado el 39% de los votos y obtenido la elección de Chloe Smith, que con 27 años se convierte en la diputada más joven de la Cámara.

Los laboristas al menos se han quedado con el 18% y el segundo puesto, que estuvieron cerca de perder ante los liberales demócratas. Su candidato ni siquiera pudo aceptar en público la derrota. En una demostración de que todo le iba a salir mal, cogió la gripe A tres días antes de la votación.

Fue la primera disputa por un escaño de la Cámara de los Comunes desde que estalló el escándalo de los cuantiosos gastos de los diputados y demostró que es el partido en el poder el que más castigo va a recibir. También es el origen de la elección parcial del jueves.

La dirección laborista comunicó al diputado de Norwich Norte, Ian Gibson, que él era uno de los parlamentarios que no repetiría en la siguiente convocatoria electoral por haber vendido a su hija el piso del que pasaba los gastos al erario público. Gibson se lo tomó a pecho y presentó la dimisión de inmediato.

El electorado laborista, que había dado antes la victoria a Gibson por una diferencia de 11 puntos, ahora se quedó en casa. El líder de los tories, David Cameron, visitó en seis ocasiones la circunscripción. Si bien Brown no puede estar en una posición más vulnerable, la oposición no podía dejar escapar la oportunidad de dejarle en evidencia.

A diferencia de las elecciones europeas, no se espera que la derrota provoque un aumento de la contestación interna contra Brown entre los laboristas. El partido parece resignado a ser dirigido por el actual primer ministro hasta la cita electoral prevista para la primavera de 2010. La situación puede cambiar a comienzos del otoño cuando se celebre la conferencia anual de los laboristas. Será el último obstáculo que le quede a Brown antes de encarar una probable derrota de dimensiones históricas.

Chloe Smith (Partido Conservador) - 13.591 (39.5% +6.3%)

Chirs Ostrowski (Partido Laborista) - 6.243 (18.2% -26.7%)

April Pond (Liberales Demócratas) - 4.803 (14.0% -2.2%)

Glenn Tingle (UKIP, euroescépticos) - 4.068 (11.8% +9.4%)

Rupert Read (Verdes) - 3.350 (9.7% +7.0%)