Público
Público

'A Nosa Terra' se despide después de 104 años de historia

Cierra la edición digital del histórico semanario galleguista apenas un año después de tener que abandonar los quioscos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al final, lo que 'Franco no logró' sí lo hizo el 'antigalleguismo de Feijóo', el presidente de la Xunta de Galicia. Alfonso Eiré, presidente y consejero delegado de Promocións Culturais Galegas, ha anunciado el cierre de la edición digital de A Nosa Terra después de que hace apenas un año ya tuviese que notificar el fin de más de 100 años de presencia en los quioscos.

Los problemas económicos llevaron a Eiré a anunciar hace un año que el histórico semanario galleguista debía dejar el papel y mantener únicamente la edición digital, si bien el editor aún se mantenía optimista: 'Si Franco no lo logró, espero no lo haga el antigalleguismo de Feijóo', afirmó en relación a una posible desaparición.

Una desaparición que, después de todo este tiempo, se ha hecho efectiva. Las causas comienzan a ser habituales en el periodismo, sobre todo en Galicia, donde en los últimos años se perdieron los medios que hicieron una apuesta fuerte por el gallego. En un artículo publicado en la web, Eiré se despide al igual que lo hizo antes, por ejemplo, Lois Rodríguez, editor de Vieiros: 'Hasta siempre'.

'El esfuerzo denodado y el apoyo de muchos, al aliento de un gran número de gallegos (muchos de ellos desde la emigración), chocaron no solo con la realidad económica de la crisis, sino también con la transformación que están viviendo el conjunto de los medios de comunicación', escribe Eiré.

Pero detrás de los problemas económicos también se encuentra la falta de interés de la Xunta de Galicia, afirma, por defender la cultura gallega. 'Su responsabilidad es bastante directa. A Nosa Terra era, además de un medio, la tercera editorial de Galicia y se da la circunstancia de que la Xunta dejó de pagar las ayudas a los libros en gallego, dio de baja todas las suscripciones...'.

'Cada uno vota a quien quiere, pero luego no nos quejemos. La realidad es la que es'

En su opinión, el cierre de esta mítica publicación es un claro 'reflejo' de la situación que atraviesa el idioma de la autonomía. 'Aquí gobernó un partido que no creía en la autonomía y que apostó por mantener la misma estructura y la misma correlación de fuerzas que existía en el franquismo. De cien cabeceras quedaron ocho y no hemos progresado; seguimos en la línea de los años 40'.

Pese a los problemas, Eiré aún mantiene abierto ese pequeño hueco de esperanza. 'Queda todo lo realizado en los 104 años de historia y A Nosa Terra, como proyecto de un país, revivirá como lo ha hecho siempre. Si no es con nosotros, será con otros. Y si puede ser antes, que no sea después'. No obstante, también advierte: 'Si la gente se deja ir, pasará esto. Cada uno toma la decisión que quiere y vota a quien quiere, pero luego no nos quejemos. La realidad es la que es'.