Público
Público

Nozar negocia con los acreedores el reconocimiento de deudas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Nozar, que hace dos semanas se sumó a la lista de grandes inmobiliarias en concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos), negocia con sus acreedores con la intención de llegar a acuerdos sobre los documentos de reconocimiento de deuda que serán aportados al juzgado mercantil.

Según explicaron a EFE fuentes de empresas proveedoras, Nozar ha celebrado en los últimos días reuniones con las compañías con las que mantiene deudas con la intención de acordar reconocimientos de impagos, que suponen diferencias de hasta un 60% entre las cantidades reclamadas por los acreedores y las admitidas por la inmobiliaria.

Nozar no logró que las negociaciones realizadas durante cuatro meses con la banca para refinanciar su deuda de 700 millones de euros fructificaran.

La mayor parte de la deuda de la compañía es con Hacienda y con los bancos, además de un número elevado de acreedores, que son las compañías con las que trabajaba en proyectos de construcción y remodelación de inmuebles.

Según fuentes de estas empresas, antes de presentar concurso de acreedores, Nozar sólo disponía de unos 100.000 euros para afrontar pagos a acreedores y atender a sus asalariados.

El pasado 11 de septiembre, Nozar se unió a empresas como Martinsa-Fadesa o Habitat y, como también hizo su filial Lena Construcciones, presentó concurso voluntario de acreedores ante el juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid.

Nozar y su filial Lena, que no quisieron hacer comentarios sobre las negociaciones con proveedores, han mantenido que la solicitud de concurso ayudará a resolver los problemas de liquidez y actividad que sufren.

Para evitar el concurso, Nozar necesitaba que los bancos acreedores le refinanciaran su deuda y aportaran otros 70 millones para el capital circulante de la inmobiliaria, si bien la exigencia de avales que respaldasen la operación fue uno de los muros que frenó su culminación.

En algunos momentos de los primeros días de septiembre estuvo próxima la consecución de un acuerdo, pero aspectos como la "calidad" de los avales de la operación y que Nozar quería "una quita de hasta el 50%" impidieron finalmente la operación, explicaron fuentes financieras.

Muchos de los activos que podía aportar Nozar como avales están pignorados o hipotecados en otras operaciones, por lo que no sirvieron para respaldar la refinanciación.

La semana pasada el titular del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid declaró el concurso voluntario de acreedores de Nozar en un auto en el que elogia la labor de su equipo directivo para intentar renegociar su deuda.

En el auto se sostiene que Nozar "ha estado regida por administradores que, cuando menos en apariencia y sin prejuzgar al respecto, han llevado a cabo con profesionalidad importantes esfuerzos para superar o eludir el impacto sobre su empresa de la crisis general por la que atraviesa el sector inmobiliario".

El consejero delegado de Nozar, Juan Carlos Nozaleda, ha presentado su renuncia como consejero dominical de la inmobiliaria Afirma (antigua Astroc) por "razones personales relacionadas con la creciente dedicación que le requieren sus diferentes compromisos profesionales", según informó la empresa.

La estación de esquí leridana Boí Taüll, perteneciente a este grupo empresarial, defendió esta semana que "queda excluida del concurso de acreedores presentado" por Nozar, ya que es una empresa "independiente, con autonomía propia y propietaria de su patrimonio y de sus instalaciones".