Público
Público

La nueva Asamblea Nacional de Ecuador se instala con mayoría oficialista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La nueva Asamblea Nacional (Parlamento) de Ecuador se instaló hoy con 121 asambleístas presentes, de los 124 elegidos, de los cuales 59 pertenecen al movimiento oficialista Alianza País (AP), liderado por el jefe de Estado, Rafael Correa.

La Asamblea, que reemplaza al Parlamento, es una de las instituciones que nace por mandato de la nueva Constitución, aprobada por los ecuatorianos el año pasado y sus integrantes -15 de representación nacional, 103 provinciales y 6 por el exterior-, durarán en el cargo cuatro años.

La nueva función legislativa comienza con un fuerte cabildeo político en busca de una mayoría absoluta (63 votos) con miras a su conformación, pues en la sesión inaugural se debe designar a las autoridades de la Asamblea y desde la próxima semana se establecerán diversas comisiones legislativas.

La instalación de la Asamblea estuvo a cargo de Fernando Cordero, quien fuera presidente de la Comisión de Legislación y Fiscalización, y el asambleísta más votado en los comicios pasados con más de dos millones de votos.

La cita comenzó con el encargo a una comisión de cinco asambleístas para que verifiquen la identidad de los integrantes de la Asamblea, que debían entregar al ingresar una copia de su documento de identidad, de la declaración juramentada de bienes, y de la credencial entregada por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Además de la instalación de la Asamblea, este viernes toman posesión en sus cargos los 221 alcaldes del país, 1.581 concejales, 23 prefectos provinciales y 3.985 miembros de las juntas parroquiales.

Durante el juramento del cargo de Gustavo Baroja, como prefecto de la provincia de Pichincha, el presidente de Ecuador destacó la importancia de luchar por los intereses de todo el pueblo y no de la elite de ningún sector.

Nuevamente alertó de lo que considera intentos de la derecha de desestabilizar a los gobiernos progresistas, por lo que convocó a "unir las manos límpidas y los corazones generosos, vibrantes y socialistas".