Público
Público

La nueva Constitución siria es aprobada en referéndum pese a la división social

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La nueva Constitución siria fue aprobada ayer, domingo, en referéndum por el 89,4 % de los ciudadanos, que ejercieron su voto en un ambiente de violencia y de clara división entre los partidarios y detractores del régimen del presidente Bachar al Asad.

A pesar del triunfo arrollador del "sí" en la consulta, la participación electoral del 57,4 % refleja que una parte importante de la población secundó los llamamientos al boicot lanzados por la mayor parte de la oposición.

Según datos difundidos hoy por el Ministerio sirio del Interior, de los 14,5 millones de sirios convocados a las urnas, alrededor de 8,3 millones depositaron su papeleta en las urnas.

Entre los participantes, 7.490.319 personas (89,4 %) optaron por votar a favor las enmiendas constitucionales, mientras que otras 753.208 (9 %) las rechazaron.

El resto de votos emitidos, el 1,6 %, se contabilizaron como nulos.

La victoria del "sí" fue rápidamente interpretada por el Gobierno como un espaldarazo a las reformas promovidas por Al Asad desde que comenzara la rebelión popular en marzo pasado.

En rueda de prensa, el ministro sirio del Interior, general Mohamed al Shaar, consideró que "Siria merece este avance civilizado y moderno logrado por su pueblo, que cumplió con su compromiso y se dio cuenta de las consecuencias de la conspiración a la que hace frente".

Al Shaar destacó el grado de participación ciudadana pese a que en algunas zonas hubo amenazas por parte de "grupos terroristas armados".

Ayer, el Ministerio de Interior ya reconoció que en algunas áreas castigadas por la violencia la jornada no se pudo desarrollar con normalidad.

La nueva constitución, redactada por una comisión de 29 miembros a petición del presidente sirio, incluye 14 artículos nuevos y 47 enmendados, y abre las puertas al pluripartidismo.

Entre los cambios más significativos, se suprime el artículo que estipulaba que el gobernante partido Baaz, en el poder desde 1963, es "el líder del estado y la sociedad".

Además, permite a otras formaciones presentar a sus candidatos para la Presidencia, que queda limitada a un máximo de dos mandatos de siete años cada uno.

Esta enmienda entrará en vigor a partir de las próximas presidenciales, previstas para 2014, lo que permite que Al Asad, -que ya lleva 12 años al frente del país después de tres décadas de gobierno de su padre Hafez- pueda seguir en el cargo durante 16 años más, hasta 2028.

En esta ocasión, la aprobación popular de esta constitución fue algo menor pero igualmente elevada en comparación con los otros dos plebiscitos celebrados en Siria desde que Al Asad accedió al poder.

En 2000, el 97,29 % de los electores apoyó su nombramiento como presidente, y en 2007, un 97,62 % votó a favor de su reelección.

El referendo de ayer fue boicoteado por la oposición interna, que consideró que no se daban las condiciones para celebrarlo y pidió que antes se ponga fin a la violencia.

El responsable en el exterior del grupo Declaración de Damasco, Anas Abdah, consideró en declaraciones a Efe que es "un fiasco que un régimen que comete crímenes contra la Humanidad pueda hablar de una nueva Carta Magna".

"La nueva Constitución refuerza los poderes ilimitados del presidente y ha sido elaborada conforme a las ambiciones de Al Asad y no a las del pueblo", señaló Abdah, quien agregó que la celebración del referéndum en este momento es "irrelevante".

Asimismo, las organizaciones de base que apoyan las revueltas contra el régimen, como los Comités de Coordinación Local, consideraron que el referéndum no representa "en absoluto el deseo del pueblo sirio", como dijo a Efe la portavoz de este grupo, Rafif Jouejati.

"La prueba (de esta falta de apoyo) es el número de manifestaciones que hubo anoche, el número de huelgas y el número de muertos que se registraron mientras Bachar engañaba a su pueblo", señaló Jouejati contactada telefónicamente desde El Cairo.

Los Comités de Coordinación Local, que ofrecen a diario informaciones sobre el número de víctimas por la violencia en el país (imposibles de verificar por las dificultades para informar de forma independiente), señalaron que al menos 61 personas, 25 de ellas en Homs, murieron hoy en una nueva jornada sangrienta en Siria.

Este grupo opositor informó además de que los cadáveres de 64 personas que trataban de escapar de Homs fueron encontrados hoy en la ciudad tras ser asesinados por las fuerzas del régimen en un puesto de control.