Público
Público

Una nueva herencia mantiene viva la tradición de donaciones a Doñana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La herencia de nueve millones de euros para fines medioambientales, conocida hoy, de los que tres se destinarán a la conservación del lince ibérico en Doñana, mantiene viva la tradición de donaciones a este espacio protegido que nació, precisamente, gracias a cuestaciones populares en países europeos.

Esta herencia, que financiará también actividades de la Asociación Nacional Amigos de los Animales y de la Asociación para la Defensa del Borrico de Rute (Córdoba) es la segunda destinada a Doñana que recibe el Gobierno andaluz en menos de un año, según han informado hoy a Efe fuentes del ejecutivo autonómico.

La Junta de Andalucía aceptó la pasada primavera una herencia de unos 200.000 euros, donada para el mantenimiento de Doñana por la británica Annette Sonia Stockm, fallecida en Málaga.

De la herencia, conocida hoy al ser publicada por El País, se ha sabido que procede de una mujer que hizo testamento en Canarias.

Esta donación se suma a las que periódicamente recibe Doñana, un valioso espacio protegido declarado Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad.

El empresario y filántropo suizo Luc Hoffman, quien el pasado otoño recogió en Madrid la medalla de Isabel la Católica por su contribución a la protección de Doñana, ha recordado en varias ocasiones que la organización conservacionista WWF, considerada la mayor ONG ambiental del mundo, con cinco millones de afiliados, nació precisamente a mediados del pasado siglo para recoger fondos para salvar Doñana.

Comprobado científicamente que en estas marismas invernaban decenas de miles de aves europeas, Hoffman, mecenas del científico español José Antonio Valverde, el descubridor de Doñana, impulsó colectas en varios países nórdicos bajo el lema "un corona, un ganso"

Con ese dinero se compró, el 30 de diciembre de 1963, un finca de 6.794 hectáreas de marisma en el Coto de Doñana que fue el origen de la Reserva Biológica de Doñana, que aún gestiona el CSIC, y sobre la que posteriormente se creó el parque nacional, en el que se incluyó también otra finca comprada por WWF, de 3.200 hectáreas, que hoy forma parte de la denominada Reserva del Guadiamar.

Esta organización ecologista también donó el primer vehículo todo terreno con el que contó la Estación Biológica de Doñana, cuyo parque móvil nunca ha dejado de incrementarse por donaciones, entre ellas un camión articulado Mercedes, regalado por el canciller alemán Helmut Kohl, uno de los jefes de estado invitado por los diferentes presidentes de gobierno español pera conocer y disfrutar de Doñana.

El empresario italiano Leo Biaggi, que se adelantó a WWF para comprar la finca de 6.000 hectáreas de Las Nuevas, también cedió una vivienda y terrenos al parque nacional de Doñana.

La viuda del amante de la naturaleza Luis Bolín también cedió a final del pasado siglo unas instalaciones en el corazón de Doñna en las que hoy se asienta un laboratorio del CSIC.