Público
Público

La nueva ley de datos francesa desata la polémica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La oposición a una nueva base de datos de seguridad está ganando fuerza en Francia con lavuelta de vacaciones ya que durante el descanso estival el Gobierno autorizó al Estado a guardar informaciónpersonal sobre personas a partir de 13 años.

El decreto que dio origen a la base de datos electrónica "Edvige" apareció en la gaceta oficial del estado el 1 dejulio, cuando el país se prestaba para partir de vacaciones, pero las noticias sobre su contenido se han filtradogradualmente y están provocando una fiera oposición a la iniciativa.

"La base de datos Edvige no tiene espacio en una democracia", escribió Michel Pezet, abogado y ex miembro deun organismo encargado de proteger la privacidad electrónica de los ciudadanos franceses, en la edición del juevesdel periódico Le Monde.

"No hay nada en el decreto que establezca límites o marcos. Que la base de datos se use con o sin moderacióndepende sólo de las órdenes de arriba. La Bastilla electrónica está sobre nosotros", expresó.

El abogado se refirió a la famosa prisión francesa donde los últimos monarcas encerraban a sus opositorespolíticos, que fue tomada por la muchedumbre el 14 de julio de 1789, en el hito que marca el inicio de larevolución francesa.

El decreto esgrime que su objetivo es centralizar y analizar la información de la población de 13 años enadelante, que tiene una participación activa en organizaciones políticas o sindicatos, que ostentan un rolsignificativo en los ámbito político, institucional, social o religioso, o que son "proclives a alterar el ordenpúblico".

La información que puede ser recolectada incluye direcciones, números de teléfono, apariencia física, trazos decomportamiento, registros fiscales y financieros y detalles sobre las personas relacionadas con el sujeto.

Los críticos dicen que esto implica que la policía puede guardar información sobre el origen étnico, laspreferencias sexuales o sobre las relaciones íntimas de las personas.

Muchos grupos han apelado al Consejo de Estado, el más alto tribunal administrativo francés, para intentarfuerce al Gobierno para que cancele el decreto que da origen a Edvige.

/Por Estelle Shirbon/