Público
Público

Nueva tasa para frenar los 'superdepósitos'

ING y el portugues Espirito Santo quedan fuera de la regulación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Para quien sólo le gusta ganar. Depósito CR al 4,80% TAE. Depósito a plazo 24 meses con pago semestral de intereses'. En un mes, el Banco Espirito Santo será de las pocas entidades que podrá seguir comercializando su depósito Cristiano Ronaldo sin tener que pagar la nueva tasa que aprobó ayer el Gobierno para frenar la guerra del pasivo en el sistema financiero español. Después de meses en los que distintos presidentes y consejeros de cajas habían solicitado que se pusiera freno a las altas remuneraciones de los depósitos, Economía introdujo ayer una mayor aportación adicional al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) para aquellos productos que sobrepasen tres techos de margen referenciados al euríbor.

De esta manera, las cajas y bancos españoles, más las filiales de los bancos extranjeros que están adscritos al FGD, tendrán que encarecer en un 500% los importes de los depósitos que se remuneren por encima de los umbrales establecidos ayer por el real decreto. Un sobreprecio que no tendrán que pagar entidades como el Banco Espirito Santo o la holandesa ING, que hacen sus aportaciones al fondo de garantías de depósitos luso y holandés, respectivamente.

De los tres límites que impone el nuevo texto, hay uno que penaliza a la práctica totalidad del sector: el del depósito a un año. Según lo aprobado, bancos y cajas no podrán pagar más del 3,137% para los depósitos para plazos igual o superiores a un año. La media del sector se encuentra actualmente entorno al 3,6%. Bancos y cajas recibieron la medida con un discurso diferente. Entre los primeros, la sensación es que el sobrecoste 'es mínimo y no tendrá una repercusión excesiva. Sale más barato pagar este 500% de más en las aportaciones que salir a los mercados mayoristas donde el coste de financiación es más elevado por el diferencial de la deuda soberana'. 'Más que el coste, la medida es un mensaje para el sector que debe entender que no se pueden estar manteniendo esas remuneraciones tan altas', destacaban desde uno de los grandes bancos españoles.

En las cajas, sin embargo, los mensajes son más disciplinados hacia la nueva tasa para evitar tensiones con el Banco de España. 'Tendremos que asumir estos límites', señalan desde una entidad fusionada,que asume que la posible pérdida de clientes se compensará con el encarecimiento de las comisiones.