Público
Público

Nueva York inaugura el avance del museo a las víctimas del 11-S

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El centro que sirve como avance del museo y el monumento que Nueva York construye en memoria de las víctimas de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 abrió hoy sus puertas a pocos metros de la "zona cero" de Manhattan.

La entidad que supervisa el edificio en el que se recordará a las casi tres mil personas que murieron hace ahora casi ocho años inauguró un centro en el que todo el que se acerque a las inmediaciones del World Trade Center podrá grabar su testimonio sobre dónde estaba y cómo se enteró de los fatídicos atentados.

Las grabaciones, que podrán consultarse después en el museo, serán uno de los principales atractivos de un lugar que, desde este miércoles, es ya un punto de peregrinación de todos aquellos turistas que quieran recordar lo que aconteció el 11-S.

En el recién abierto edificio, situado en el número 20 de la calle Vasey, se podrá comprobar de primera mano y en tiempo real, gracias a unas cámaras que toman imágenes al instante desde un punto elevado del World Trade Center, los avances en las obras que se realizan en las 6,48 hectáreas donde se alzaban las Torres Gemelas.

"A través de modelos, diseños, películas e imágenes en tiempo real de la construcción, los visitantes podrán comprender los planes y el progreso que está registrando el terreno", dijo el presidente de la organización National September 11 Memorial & Museum, Joe Daniels, durante la inauguración.

Quien lo desee podrá, además, "llevarse a casa una fotografía de las obras como un recuerdo personal de su visita al World Trade Center", explicó Daniels, a quien acompañaron otros miembros de la organización, así como varias autoridades locales y familiares de las víctimas de los atentados.

"Es importante que, hasta que el monumento y el museo se inauguren, haya un lugar al que quien lo desee pueda acudir a aprender lo que ocurrió aquí y a compartir sus pensamientos y reflexiones acerca de aquellos acontecimientos", aseguró en el mismo acto Monica Iken, quien perdió a su marido en el 11-S.

En el centro, también se pondrán a la venta artículos de recuerdo relacionados con los atentados con el objetivo de recaudar fondos para ayudar a costear las obras del futuro museo y el monumento, que estarán situados en la "zona cero".

El futuro museo y el monumento conmemorativo ocuparán la mitad de ese espacio y, además de rendir homenaje a los fallecidos en el 11-S, recordarán a las víctimas del atentado perpetrado también en el World Trade Center el 26 de febrero de 1993.