Público
Público

Nueva Zelanda quiere borrar los malos recuerdos en el Mundial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La selección de fútbol de Nueva Zelanda hará su presentación el martes ante Eslovaquia en el Grupo F del Mundial, con el objetivo de dar una sorpresa y borrar los amargos recuerdos de España 1982, su única aparición anterior en la Copa del Mundo.

Defensa en aquella selección con apenas 21 años, el actual seleccionador neozelandés Ricki Herbert rompió a llorar en el autobús que trasladaba al equipo para disputar el debut cuando se enteró de que no jugaría contra Escocia.

Nueva Zelanda perdió 5-2 aquel partido y luego también fue goleada por la Unión Soviética y Brasil, pero Herbert nunca olvidará el haber estado sentado en el banquillo en el primer encuentro mundialista en la historia de su país.

Fue la mayor decepción de su carrera como futbolista y ahora es una espina que él y sus "All Whites" deberán quitarse dando el golpe y superando a Eslovaquia, posicionada 40 puestos más arriba en la lista de la FIFA.

"Entiendo por qué no somos favoritos, pero no le temo a nadie. Todo puede pasar en un Mundial. Si Senegal pudo ganarle a Francia (en 2002), nosotros podemos ganarle a Italia", declaró Herbert.

La confianza del entrenador debe ser una de las principales armas de Nueva Zelanda, un equipo que perdió los tres encuentros que disputó en Sudáfrica durante la Copa de las Confederaciones.

con un triunfo ante Serbia y una caída ante Chile - dio pocas señales de lo que puede esperarse del equipo ante una también poco conocida Eslovaquia, que hace su primera aparición en la competición como nación independiente.

Los eslovacos mostraron su potencial al derrotar 2-1 a domicilio a República Checa en la eliminatoria, y cuentan con la capacidad goleadora de Stanislav Sestak, que anotó en ambos duelos frente a su país vecino.

El seleccionador de Eslovaquia, Vladimir Weiss, comparte con Herbert la extraña distinción de haber jugado y ahora entrenar en un Mundial, ya que estuvo presente en el mediocampo de la ex Checoslovaquia en un equipo que alcanzó los cuartos de final en Italia 1990.

Además, al igual que Herbert, anhela que su equipo pueda ser una de las grandes sorpresas del torneo. Por eso entiende, al igual que sus jugadores, que el partido del martes es clave para poder soñar con la clasificación a la siguiente fase.

Sus próximas citas del Grupo F son frente al campeón mundial, Italia, y Paraguay.

El centrocampista y capitán eslovaco, Marek Hamsik, destacó la necesidad de obtener los tres puntos en el debut.

"El partido más importante es contra Nueva Zelanda, el primero. Ellos son fuertes, los vimos en el amistoso contra Serbia", destacó el jugador del Nápoles, una de las estrellas de su selección.

El capitán neozelandés, Ryan Nelson, se perdió aquel encuentro por una infección de oído, pero será titular ante Eslovaquia. En tanto, el segundo capitán Tim Brown es duda después de haberse sometido a una operación de hombro.

Por su parte, el experimentado defensa eslovaco Martin Skrtel y el desequilibrante centrocampista Miroslav Stoch, de 20 años, se recuperaron de algunos problemas físicos y estarán en forma para que el técnico Weiss use su habitual sistema de 4-4-2.