Público
Público

Nueve detenidos al desarticular un grupo que traficaba con cocaína en Alicante

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Nueve personas han sido arrestadas en la pedanía ilicitana de Torrellano (Alicante) por presuntamente formar parte de un grupo "altamente profesionalizado" dedicado a la distribución y venta de cocaína en esta provincia y otras limítrofes.

Según ha informado hoy la Policía Nacional, el jefe del grupo, E.C.M., de 54 años y con numerosos antecedentes, alojaba a los miembros de la banda en dos casas que posee dentro de una finca de grandes dimensiones, la cual fue asaltada en febrero de 2006 por un grupo de atracadores marselleses que, supuestamente, pretendían hacerse con dinero.

En esa ocasión, E.C.M. avisó a la Policía de que era víctima del asalto y cuando llegaron los agentes fueron recibidos con disparos, por lo que se produjo fuego cruzado tras el que falleció uno de los asaltantes, de nacionalidad francesa, mientras que el resto quedaron detenidos, igual que el propio dueño de la finca y sus acompañantes.

Según la Policía, la operación de los últimos días, denominada "Ardilla", ha permitido incautar 1.633,2 gramos de cocaína, 1.092 de hachís, 350 de marihuana, 16.327 de sustancia adulterante, 4 litros de acetona y 26.745 euros en metálico.

Además, se han hallado efectos de laboratorio para la manipulación y corte de la sustancia estupefaciente, como molinillos, hornillos, termomix, básculas y gatos hidráulicos, así como material electrónico.

También dos rifles de aire comprimido, una carabina, un subfusil simulado, un arma corta simulada 1 con diversa munición (300 cartuchos), defensas policiales, material reflectante con el anagrama de la Guardia Civil, una motocicleta y un todoterreno de gama alta.

Además del propietario de la finca y supuesto jefe del grupo, han sido detenidos cinco varones de 27, 28, 42, 44 y 57 años, y tres mujeres de 30, 31 y 37 años.

El grupo estafa perfectamente estructurado, con una jerarquía piramidal claramente establecida y mantenían una intensa actividad en la distribución y venta de cocaína.

Estaba "altamente profesionalizado" y adoptaba "fuertes medidas de seguridad" que dificultaban enormemente las pesquisas policiales.

El responsable daba las órdenes respecto a la forma de actuar, contactar, establecer medidas de seguridad y exigir a los clientes morosos el pago de forma contundente.