Publicado: 16.11.2013 08:17 |Actualizado: 16.11.2013 08:17

Nueve manipulaciones aún no rectificadas en Canal 9

Recuperada la dirección del ente por la Generalitat, los informativos recuperan el tono acrítico sin rectificar sobre años de manipulación ejercida por sus mismos responsables. Aquí hacemos un repaso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"La intención de los profesionales de esta casa siempre ha sido estar al lado de los ciudadanos y contar todas las cosas que pasan. Pero eso, desde los despachos, no siempre nos han dejado hacerlo". Con esas palabras, una presentadora de Canal9 empezaba -el miércoles de la pasada semana- una pieza informativa que correría por la red como la pólvora, en la que los trabajadores de los programas "informativos" de RTVV parecían pedir perdón por lustros de descarada manipulación. No obstante, la pieza se refería al tratamiento sesgado de la catástrofe de Metrovalencia de 2006, recientemente puesta de relieve por el programa Salvados de La Sexta, y no iba más allá.

Durante las siguientes 20 horas en que los informativos estuvieron liderados por los propios trabajadores -la mayoría de ellos, supervivientes al ERE ilegal y al tiempo, rostros y figuras conocidas por su participación activa en la utilización del ente al servicio de los intereses del PP- no hubo más rectificaciones. El cambio frente a la programación convencional se basó en la aparente pluralidad generada por el hecho de que, por vez primera en casi dos décadas, colectivos no afines al gobierno tuvieron acceso a los micrófonos, aunque sus intervenciones fueron dirigidas por los presentadores a que valoraran la necesidad de que RTVV no se cerrara, con la consiguiente pérdida de sus puestos de trabajo.

24 horas después y sustituida la dirección del ente por el gobierno de la Generalitat, los trabajadores perdían el control de los informativos, aunque la nueva dirección les permitía seguir reivindicando el papel del ente a la hora de dar la información del tiempo o las fiestas populares. Ya fuera por falta de voluntad o por falta de tiempo, los trabajadores de informativos de Canal 9 habían olvidado rectificar numerosos casos de flagrante manipulación en los que participaron. Los siguientes son solo nueve de ellos.

El 19 de febrero de 2009, RTVV dedicaba a Francisco Camps cuatro minutos de informativo de los cuáles cerca de dos aparecía siendo aplaudido. La pieza era la norma en un ente en el que, para retransmitir la inauguración de un zoo en Valencia, mientras se describen a sus animales solo se emiten imágenes de Camps y Rita Barberá.

 

La presencia de la oposición política era cercana a cero en los espacios informativos de RTVV, pero cuando se producía, no eran excepcionales los casos en que los mismos presentadores ejercían de oposición de la oposición. Xavier Carrau, el presentador que en este vídeo cuestiona al socialista Rafael Rubio hablando precisamente de la manipulación de Canal 9, fue uno de los supervivientes del ERE.

 

El gobierno valenciano comandado por Francisco Camps y heredado por Alberto Fabra pasará a la posteridad por el elevado número de diputados imputados que lo respaldaban. Sin embargo, no todos podían saberlo. Al menos no la audiencia de Canal 9, que a través de noticias como la referida a la primera declaración de Francisco Camps por el caso de los trajes de la trama Gürtel, no podía saber ni siquiera que su presidente estaba imputado, ni de qué delitos se le acusaba. Del mismo modo, en la noticia de la imputación a Carlos Fabra por el caso Naranjax, ni se nombraba la palabra imputación, ni a Carlos Fabra.

 

Todo héroe necesita un villano. Y en el relato protagonizado por Francisco Camps, este era José Luis Rodríguez Zapatero, que además de las críticas de los políticos populares reproducidas en el ente, también recibía las andanadas de los presentadores de los mismos informativos.

 

Ninguna otra televisión tenía tantos medios a su disposición para cubrirla, pero Canal9 fue la única que no obtuvo ni una imagen de las múltiples agresiones policiales producidas en la conocida como "Primavera Valenciana". Tampoco fue una excepción en un medio que no solo criminalizaba las legítimas protestas por demandas sociales, sino que también era capaz de cambiar el objetivo de una manifestación redirigiéndolo, del gobierno autonómico popular, al central del PSOE.

 

RTVV fue el instrumento principal para la creación de una realidad inventada por los sucesivos gobiernos populares en el País Valenciano. Una pieza destacada de esta "realidad" fueron los "grandes eventos", empezando por la fallida Copa América. Los presentadores de Canal9 hablaban de éxito y llenos mientras sus imágenes eran incapaces ni de simularlo.

 

La oposición social y política denunció que los números no cuadraban y el nuevo "gran evento" sería una ruina, como al final fue. Sin embargo, las cámaras de Canal 9 retransmitieron una realidad a imagen de los deseos del gobierno valenciano.

 

Organizaciones y colectivos sociales y oposición política han tenido escasa voz en una televisión acostumbrada a dar una única versión de los conflictos: la del poder. La información sobre el conflicto del Cabanyal es un ejemplo, como se ve en esta reunión de noticias.

 

Toda la manipulación, no obstante, no tiene su correspondiente vídeo. Porque no se manipula solo con lo que sale, sino también con lo que no sale. Así, durantes lustros, los valencianos que querían informarse a través de Canal 9 no se enteraron de la ruina del aeropuerto de Castellón -aunque sí sobradamente de su inauguración-; los presuntos abusos sexuales en RTVV ejercidos por su vicepresidente, Vicente Sanz; la pérdida de las entidades financieras autóctonas a resultas de su mala gestión; y otros tantos escándalos que apenas recibieron un mínimo y sesgado tratamiento en su parrilla.

Estos y otros asuntos quedaron sin justificar mientras los trabajadores tuvieron el control de los informativos. Recuperado el mando por la Generalitat el jueves de la pasada semana, la única llama que pervive de la rebelión es un el rótulo perenne de #rtvvnoestanca ("RTVV no se cierra") y el predominio de la noticia del cierre sobre cualquier otra información de actualidad en la escaleta de los informativos, cuyos autores utilizan cualquier pieza para reclamar a las fuentes unas declaraciones de apoyo para que el medio siga funcionando  como en los últimos meses. Del mismo modo, las escasas piezas políticas de producción propia cuentan con mayor presencia de las voces de la oposición que antaño y se evidencia una sensibilidad hacia demandas laborales similares a la de los trabajadores del ente (la de los servicios de limpieza de Madrid) sin precedentes hasta la fecha.

No obstante, cabe señalar que, desde la llegada de la nueva dirección, tan solo ha trascendido la prohibición de una noticia elaborada por los trabajadores, una noticia ya emitida sobre el cierre del ente, al que se había realizado un añadido explicando la imputación de un exdirector de RTVV en una de las causas de la trama Gürtel. Según ha podido saber Público por fuentes cercanas a la redacción de informativos de RTVV, algunos de sus trabajadores de base están realizando movimientos para crear un Comité de Redacción  en el que  oficializar su voz discrepante, aunque por ahora no pueden más que seguir navegando en un barco que comparten con muchos de los responsables de las piezas que ilustran este artículo. Responsables que no parecen dispuestos a abandonarlo.