Publicado: 06.11.2013 07:41 |Actualizado: 06.11.2013 07:41

Nueve momentos bochornosos en la historia de Canal 9

Al margen del saqueo económico, los gestores de RTVV dinamitaron la radiotelevisión pública valenciana con decisiones erróneas e incluso esperpénticas. Éstas son las nueve más destacadas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El perfil bueno de Eduardo Zaplana

Aunque pudiera parecerlo no es ninguna leyenda. "Desde el mismo momento que pisó la alfombra del despacho presidencial, en la televisión recibimos órdenes claras al respecto de cómo, o más bien desde qué lado, se podía grabar a Eduardo Zaplana". Así lo recuerda el ex redactor de informativos de RTVV Artur Balaguer que, no obstante, señala que no fue Zaplana el único presidente de la Generalitat con trato preferente. "Joan Lerma tenía una grabadora reservada en Ràdio 9, cuando solo disponíamos de otras tres de la misma calidad", pone como ejemplo del funcionamiento en un ente que cuenta en su plantilla con un "equipo presidencial" para seguir al jefe de gobierno autonómico. Cabe señalar que Balaguer fue despedido de RTVV tras negarse a cambiar los contenidos aprobados de su sección de deportes para introducir una entrevista en directo al entonces presidente, José Luis Olivas, en una visita a la concentración de la selección española de fútbol.

Tómbola

Sin embargo, si algo hizo célebre a la televisión del gobierno de Eduardo Zaplana, fue el espacio Tómbola. Considerado el gérmen de la telebasura, el modelo para centenares de programas que se han emitido y aún se emiten en España se emitió por primera vez el 13 de marzo de 1997 desde los estudios de Canal 9 en Burjassot, para redifundirse después en otras televisiones autonómicas y locales. Canal Sur fue, tres meses después del inicio de su emisión, la primera en retirarlo de su parrilla, tras considerar que el programa se situaba en las antípodas de lo que debe ser el papel de una televisión pública", aunque en febrero de 1999, el entonces Ministro de Educación y Cultura de España, Mariano Rajoy, se viera forzado a asegurar que no era contrario a su emisión. Finalmente, en febrero de 2001, Telemadrid lo retiró también de su parrilla, dejando sola a Canal 9, que mantuvo a Ximo Rovira y sus "periodistas" en antena hasta noviembre de 2004.

El juí d'alcasser

No obstante, no fue con 'Tómbola' -u otros formatos de explotación de las clases populares, como 'Calle Vosté, Parle Vosté'- con el programa que Canal 9 tocó fondo. Este honor queda reservado para 'El juí d'Alcàsser', espacio en el que, entre los meses de mayo y septiembre de 1997, se realizó un juicio paralelo al que se desarrollaba en los tribunales a los asesinos de las tres niñas asesinadas en la localidad valenciana de Alcàsser en 1992. El papel de la televisión valenciana, dando pábulo al criminólogo Juan Ignacio Blanco y a Fernando García, padre de una de las víctimas, para que presentaran en antena su teoría de la conspiración fue condenado por los tribunales, que obligaron a RTVV a pagar 430.000 euros de la indemnización a cuatro forenses, los tres guardias civiles y el ex fiscal jefe calumniados injustamente por aquellos, como responsable civil solidario.

Premio a los "informativos"

Canal 9 también fue célebre por la manipulación de sus informativos. Y uno de los momentos en el que esta manipulación se hizo más sonrojante fue cuando, en marzo de 2002, el espacio Notícies 9 manipuló una información sobre la entrega de premios Llibertat d'Expressió de la Unió de Periodistes Valencians. Lo llamativo es que la asociación profesional concedió el premio al comité de redacción de Canal 9 por su oposición a la manipulación y la censura informativa que aplican los directivos de Canal 9 y en los informativos se comunicó que la premiada era la cadena. Curiosamente, como hace unos días recordó el periodista Julià Álvaro, el redactor de aquella noticia manipulada, Pau Ivars, es el mismo que la pasada semana reclamó respeto a la profesionalidad de los redactores que no habían sido despedidos en el ERE declarado ayer nulo.

Música mientras caen las torres el 11-S

Como sucedió con el resto de canales españoles, el inicio de los atentados sobre las Torres Gemelas de Nueva York el 11 de septiembre de 2001 coincidió con el informativo de mediodía de Canal 9, y sus responsables alteraron los contenidos del bloque de deportes para ofrecer las primeras imágenes que llegaban de los EEUU. Sin embargo, mientras el resto de televisiones generalistas alteraron su programación para ofrecer durante horas y de manera ininterrumpida información sobre los ataques terroristas, la dirección de RTVV decidió que estos no eran motivo suficiente para retirar de la parrilla el espacio La música es la pista, de manera que los espectadores valencianos pudieron rebajar tensiones durante media hora con el concurso conducido por la Mar Flores.

Accidente del metro

La audiencia salía a la fuga de sus informativos, pero eso no era óbice para que sus responsables siguieran manipulándolos. El caso más notorio fue el de la información sobre el accidente de metro de 2006 que, aprovechando que coincidió temporalmente con la inminente visita del Papa Benedicto XVI a Valencia, no fue noticia destacada ni siquiera el día de la tragedia. El editor y presentador de RTVV Frederic Ferri confesó en el documental 0 responsables haber participado en una manipulación cuya orden de ejecución habría partido desde el mismo despacho de Francisco Camps. Tampoco tras este terrible suceso, Canal 9 varió su parrilla de programación.
Una tele en la trama Gürtel

Coincidiendo temporalmente con ese ejercicio de manipulación algunos directivos de RTVV dedicaban su tiempo a participar de un saqueo de las arcas públicas valencianas a cargo de la radiotelevisión pública. Así al menos lo estima el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, que tiene imputados al ex director de RTVV Pedro García, al entonces jefes del departamento técnico del ente, Luis Sabater, y a su director de antena, Antonio de la Viuda, por la adjudicación a dedo a empresas vinculadas a la "trama Gürtel" de la sonorización de los actos celebrados con motivo de la visita del Papa a Valencia en 2006. De la cantidad pagada, cerca de 7'5 millones de euros, Correa se habría quedado con 1,4 millones, Pablo Crespo con 630.000 euros y Álvaro Pérez y Pedro García con medio millón cada uno, según se desprende de la instrucción.

Un presunto abusador al mando

Fue él y no Zaplana el que dijo estar en política para forrarse. Eso truncó su carrera política en primera fila, pero su discípulo le buscó un buen puesto en la retaguardia. Así fue como Vicente Sanz, hasta entonces diputado autonómico y presidente provincial del PP, entró en la dirección de RTVV para ocupar el cargo de secretario general del ente, aunque por lo visto sus funciones se limitaban a ejercer de responsable de personal. Y fue sirviéndose de ese cargo como presuntamente obligó "a varias empleadas a mantener contactos sexuales inconsentidos, a los que condicionaba su permanencia en el puesto de trabajo". Así lo recoge el auto de procesamiento contra él por un supuesto delito de abuso sexual en el trabajo contra tres empleadas, a la espera de que se abra la vista oral.

Dimisión de Francisco Camps

Podría haber sido el punto de inflexión pero fue el anuncio de la dirección del ente de que nada iba a cambiar. Tenían los medios e hilo directo con el protagonista, pero RTVV fue el último medio informativo de España en informar de la dimisión del entonces presidente de la Generalitat, Francisco Camps. Como denunció en su día el sindicato Intersindical, los valencianos tuvieron que esperar 40 minutos la tarde para poder ver en diferido la rueda de prensa de Camps y "en ningún momento se contextualizó ni explicó la razón de su dimisión". Según dijo entonces Intersindical, los valencianos "no se merecen una radiotelevisión que pagan con sus impuestos pero que sólo sirve a los intereses del PP". Ahora el gobierno popular les ha dejado sin ninguna.