Público
Público

Un nuevo ataque a la policía peruana resalta la pervivencia de Sendero Luminoso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un ataque narcoterrorista en el que fallecieron tres policías peruanos, el tercero mortal en dos meses, volvió hoy a poner de relieve la existencia de remanentes de Sendero Luminoso en el país en vísperas de la Cumbre de la APEC que reunirá en Lima a algunos de los principales dirigentes del planeta.

Los policías fueron emboscados en la madrugada del domingo en la localidad andina de Luricocha, en la región de Ayacucho, una de las más afectadas por la presencia de grupos narcotraficantes que operan aliados a los remanentes de Sendero Luminoso que se negaron a deponer las armas tras la captura del líder Abimael Guzmán en 1992.

El lugar del ataque, ubicado unos 700 kilómetros al sureste de Lima, forma parte del denominado Valle de los Ríos Apurimac y Ene (VRAE), una zona selvática y remota.

En esa misma región, en donde Sendero Luminoso aún mantiene su actividad, tuvieron lugar en octubre otros dos ataques en los que resultaron muertas en total 17 personas, 15 de ellas militares.

Según informó la policía en un comunicado, en esta ocasión la patrulla fue atacada con armas de fuego desde ambos lados de la carretera por la que transitaba, lo que causó la muerte a tres de los ocupantes del vehículo y graves heridas a un cuarto oficial que fue trasladado al hospital general de Ayacucho.

Tras el ataque, los presuntos narcoterroristas, que aún no han sido identificados como senderistas, aunque el ataque cumple todos los patrones de los ataques de Sendero Luminoso, robaron cuatro fusiles AKM y tres pistolas a los miembros de la patrulla.

El ministro del Interior Remigio Hernani sostuvo nada más conocer la noticia que el ataque se produjo como una reacción de venganza por los decomisos de droga que la policía había realizado en la zona.

Expertos en la lucha contra el narcotráfico consultados por el diario El Comercio señalaron que la zona de Luricocha es desde hace más de 20 años un punto neurálgico para la salida de la cocaína que se produce en el VRAE.

Según el diario, en la misma zona se han producido otros tres ataques contra la policía en los últimos cuatro años.

Los activistas de Sendero Luminoso son los encargados de proteger las rutas de entrada y salida de droga y de los insumos químicos para su procesamiento de la región, así como de atacar a las fuerzas del orden para evitar la presencia del Estado, de acuerdo con los expertos en la lucha antiterrorista.

La Dirección de la Lucha contra el terrorismo informó de que ya ha iniciado una operación para localizar y capturar a los responsables de la emboscada, de quienes se desconoce la identidad.

Este atentado se produjo apenas 24 horas antes del inicio de la Semana de Líderes del Foro Económico de Asia Pacífico (APEC), que reunirá en Perú a los máximos responsables de los 21 países miembros de la organización entre los que se encuentran los presidentes de Estados Unidos, China, Japón y Rusia.

La reunión APEC, que tendrá su punto álgido los días 22 y 23 de noviembre con la Cumbre de Líderes, será vigilada por 39.000 policías en todo el país.

Además, con motivo de esta reunión los 99.000 agentes de la policía de todo el país estarán desde mañana en "alerta máxima" para cualquier eventualidad, si bien no se cree que Sendero pueda realizar ninguna acción en Lima, muy lejos del VRAE, única zona donde tiene fuerza.

El pasado mes de octubre Sendero Luminoso perpetró su ataque más sanguinario de los últimos años con el asesinato de 15 personas, 13 de ellas militares, en un remota carretera del departamento de Huancavelica, también en el área del VRAE.

En esa agresión, en la que se emplearon explosivos y armas de fuego, también quedaron heridas otras 17 personas sin que el Ejército ni la policía pudieran localizar a ninguno de los asaltantes.

Apenas cinco días después, otro atentado de Sendero Luminoso dejó otros dos militares muertos y cinco heridos en la zona de Vizcatán, en la misma región.