Público
Público

Un nuevo atentado en serie aterroriza a la India

Un comando terrorista causa 80 muertos y toma rehenes en hoteles de lujo en siete ataques coordinados con bombas, granadas y ametralladoras en Bombay, el corazón financiero del país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una masacre en el corazón económico de la India.Mumbai, la antigua Bombay, pulmón financiero del país y meca del turismo se vio ayer sacudida por siete atentados simultáneos, aparentemente coordinados, en los que murieron 78 personas y al menos 250 resultaron heridas. Son los últimos datos ofrecidos anoche por las autoridades indias.

Los terroristas, descritos por los testigos como hombres jóvenes de entre 20 y 25 años, irrumpieron ayer en siete lugares de la ciudad abriendo fuego con sus armas autómaticas y lanzando granadas. Los objetivos fueron dos hoteles de lujo el Taj Mahal y el Oberoi, otro hotel más modesto, el restaurante Café Leopold, un lugar a la moda muy frecuentado por los turistas, una estación de tren y al menos un hospital.

El general Anunpong descartó la posibilidad de una asonada militar

"Oí algunos disparos alrededor de las nueve y media (las cinco y media en España). Yo estaba con mis amigos y sentí que algo me golpeaba. Corrí fuera y me caí en la carretera. Después alguien me recogió". Sourav Mishra, un reportero de la agencia Reuters que se encontraba en el Café Leopold, describió así lo sucedido desde el hospital donde se recupera de sus heridas en el hombro.

En los dos hoteles de lujo, los atacantes se enseñaron especialmente. Tras "abrir fuego indiscriminadamente", como relató un portavoz de la Policía, retuvieron a un número no precisado de personas, entre los que hay al menos 50 coreanos. Se cree que el resto son turistas occidentales.

"El vestíbulo del Taj Mahal está en llamas", precisó el portavoz, que explicó que no sabían aún "cuántas personas hay dentro del hotel".

Los partidarios del Gobierno han pronosticado que habrá guerra

A última hora de anoche, la Policía india cercaba aún estos dos hoteles, en los que los terroristas se habían atrincherado con sus rehenes, mientras el fuego se extendía y se podía ver cómo las llamas salían por las ventanas de las plantas superiores. El ministro indio de Interior, Shivraj Patil informó de que, en cada uno de estos establecimientos, se refugiaban aún cuatro o cinco terroristas, que mantenían un tiroteo con la Policía.

Las fuerzas de seguridad india levantaron barricadas en los lugares de los ataques. La Policía anuncio que al menos dos de los terroristas fueron abatidos cuando intentaban escapar en un coche de la zona conocida como Girgaum. Según la agencia india de noticias PTI, los artificieros desactivaron varias bombas.

Entre las víctimas de estos atentados, se ha confirmado ya la muerte del jefe de la unidad antiterrorista de la Policia local.

De los lugares elegidos por los atacantes emerge el esbozo de un objetivo; los turistas occidentales. "Me di cuenta de que iban contra los extranjeros porque pedían pasaportes británicos y norteamericanos", explicó Rakesh Patel, un cliente del hotel Taj Mahal.

Horas después de los atentados, un grupo terrorista islámico hasta ayer desconocido, los muyahidines de Deccan, reclamó la autoría de los ataques. La veracidad de esta reivindicación quedaba anoche por comprobar.