Público
Público

Un nuevo atentado suicida con diez muertos sacude la campaña electoral paquistaní

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A tan sólo una semana de los comicios legislativos paquistaníes, diez personas murieron hoy en un atentado suicida contra un convoy electoral, dentro de una campaña marcada por la escasa actividad de los partidos políticos.

Según una fuente policial citada por el canal privado "Dawn", un suicida que conducía un vehículo colisionó contra un convoy en el que viajaba el candidato del minoritario Partido Nacional Awami (ANP) Nisar Ali Khan y acabó con la vida de diez personas en la región de Waziristán del Norte, fronteriza con Afganistán.

Aunque la Policía había informado en un principio de la muerte de Ali Khan junto a otras once personas, la fuente aseguró finalmente que el candidato salió ileso y que en el atentado murieron un total de diez personas.

Otras doce personas resultaron heridas en el ataque, que tuvo lugar en la zona de Eidak cuando varios vehículos volvían de un acto electoral del ANP, una formación laica y pastún.

Los heridos fueron trasladados inmediatamente al hospital de la vecina Mir Ali, según una fuente oficial citada por la agencia estatal APP.

En otro ataque similar, unas 27 personas murieron el pasado sábado durante un mitin del mismo partido en la localidad de Charsadda, situada en la Provincia del Noroeste (NWFP) de Pakistán.

Varias zonas de la NWFP y del vecino cinturón tribal limítrofe con Afganistán son escenario de frecuentes combates entre el Ejército y grupos armados islamistas levantados en armas contra el régimen de Pervez Musharraf.

Hoy, la Policía detuvo en la frontera afgano-paquistaní al líder integrista Mansoor Dadullah, hermano del ex jefe militar de los talibanes afganos, el fallecido Dadullah Lang.

Según un comunicado del mando militar, Dadullah fue herido durante un tiroteo con la Policía cuando se disponía a entrar en Pakistán por el puesto fronterizo de Gaddal, en la localidad de Qilla Saifullah, situada en la provincia suroccidental de Baluchistán.

La Policía arrestó a Mansoor y a cinco de sus colaboradores, según la nota.

La detención llega tres días después de que un funcionario estadounidense asegurara bajo condición de anonimato que EEUU sospecha que el consejo talibán liderado por el mulá Omar tiene su sede en la ciudad paquistaní de Quetta, también situada en Balochistán, cerca de la frontera afgana.

El Gobierno paquistaní negó que Omar y el líder de la red terrorista Al Qaeda, Osama Bin Laden, se encuentren en territorio paquistaní, tal y como aseguró el funcionario.

La lucha contra los talibanes paquistaníes en las zonas tribales y los últimos atentados, dirigidos contra objetivos electorales, han eclipsado la apática campaña para los comicios del 18 de febrero, que tras los primeros días que siguieron a la muerte de la líder opositora Benazir Bhutto ha contado con poca actividad política.

Incluso la Comisión Electoral ha llamado a las formaciones a animar la campaña.

"Si los partidos políticos no aceleran sus campañas electorales, me temo que la participación será muy baja", advirtió hace unos días el secretario de la Comisión Electoral, Kanwar Dilshad.

El Partido Popular de Pakistán (PPP) de Bhutto esperó hasta el pasado 9 de febrero para celebrar su primer mitin tras los cuarenta días de luto por la ex primera ministra.

Tras su muerte, su viudo, Asif Ali Zardari, se hizo con el mando del partido y se convirtió en la cara visible de la formación con vistas a las elecciones legislativas, que fueron pospuestas tras el asesinato de Bhutto.

Aunque en principio el candidato a primer ministro es el vicepresidente de la formación, Mahkdum Amin Fahim, la prensa ha especulado en los últimos días con la posibilidad de que sea Zardari quien acceda a la jefatura del Gobierno si su partido gana las elecciones.

Por su lado, el partido gubernamental, la Liga Musulmana de Pakistán-Q, está llevando a cabo una campaña de perfil bajo, ya que la baja participación le beneficiaría.