Público
Público

El nuevo Congreso de EEUU se reúne con la mirada en la economía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los demócratas sellaron el martes su fortalecido control del Congreso estadounidense cuando asumieron su cargo los miembros recientemente elegidos, quienes se espera que ayuden a promulgar un paquete de estímulos económicos al que llamó el presidente electo Barack Obama.

Los martillos sonaron cerca de las 17:00 GMT iniciando la sesión del Senado y la Cámara de Representantes al día siguiente de que Obama visitara el Capitolio para presionar por una rápida actuación sobre un paquete de 775.000 millones de dólares en recortes de impuestos y nuevos gastos diseñados para frenar una recesión que se profundiza.

Obama asume su cargo el 20 de enero, dando a los demócratas el control de la Casa Blanca, la Cámara y el Senado por primera vez en 14 años.

El vicepresidente Dick Cheney, en sus últimos días como presidente del Senado, tomó juramento a los nuevos senadores.

A pesar de desafíos como el de la economía, dos guerras y aproximadamente 46 millones de ciudadanos sin seguro médico, el día del inicio de las sesiones del Congreso era algo así como una celebración de victoria para los demócratas.

Pero la celebración fue acallada por una disputa por un par de escaños que permanecen vacíos en el Senado de 100 miembros.

Los demócratas se negaron a tomar juramento, al menos por ahora, a otro miembro del partido, Roland Burris de Illinois.

Burris fue nombrado para ocupar el escaño que Obama dejó vacante por un gobernador que enfrenta un escándalo, pero el secretario del Senado rechazó sus credenciales como incompletas, en medio de la controversia por lo inapropiado del nombramiento.

Y el líder demócrata del Senado Harry Reid cedió ante la presión republicana y renunció en su esfuerzo porque ocupe su escaño el político reconvertido en comediante Al Franken de Minnesota, también un demócrata y que afrontando cuestionamientos legales por su victoria por un margen muy pequeño.

Si ambos hubiesen prestado juramento, la mayoría de los demócratas en el Senado alcanzaría los 59, su mayor grande margen en 30 años y a falta de sólo un senador para alcanzar los 60 votos necesarios para superar los bloqueos republicanos.