Público
Público

El nuevo Gobierno portugués promete reformas y normas anticrisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno socialista de Portugal asumió el lunes el poder en su segundo mandato bajo el primer ministro Jose Socrates, quien prometió luchar contra la recesión y el desempleo y seguir las reformas sobre la seguridad social.

Socrates dijo que el Ejecutivo, que tendrá minoría parlamentaria tras cuatro años con mayoría absoluta, también tendrá que luchar para mantener la estabilidad política mediante el diálogo con otros partidos.

Los socialistas ganaron las elecciones generales del 27 de septiembre, pero obtuvieron 97 de los 230 escaños del Parlamento, lejos de la cómoda mayoría que durante el último mandato les permitió aplicar atrevidas reformas. A pesar de ello, Socrates se mantuvo firme sobre su plan de reformas.

"El voto de los portugueses fue un voto de confianza en un gobierno reformista y una estrategia para la modernización del país", dijo durante la ceremonia de toma del poder. "Las reformas se dirigirán hacia la sostenibilidad del estado social y la defensa de los intereses públicos".

En sus primeros cuatro años, Socrates aprobó reformas fiscales, educativas, sanitarias, en los servicios públicos y la seguridad social, lo que le ganó la oposición de algunos sectores.

En 2007 y 2008, el déficit presupuestario portugués se volvió a situar por debajo del tres por ciento del Producto Interior Bruto que establece la Unión Europea, frente al 6,1 por ciento de 2005, pero la crisis económica mundial ha tenido consecuencias y se espera que este año supere el cinco por ciento, al tiempo que el paro se sitúa en su nivel más alto en tres décadas.

"Nuestra primera prioridad es luchar contra la crisis. La recuperación de nuestra economía será el punto central de este Gobierno", declaró Socrates, que prometió inversiones públicas y privadas para crear empleos.

El primer ministro había prometido impulsar proyectos ambiciosos como la conexión de alta velocidad con España y un nuevo aeropuerto internacional en Lisboa, para promocionar el crecimiento y crear puestos de trabajo.

En cuanto a la modernización, afirmó que Portugal va a apostar por las energías renovables para reducir su dependencia de las importaciones de petróleo y avanzar tecnológicamente. En el ámbito educativo, uno de los objetivos es hacer obligatoria 12 años de escolarización.