Público
Público

El nuevo primer ministro de Haití asume su cargo y promete el "renacimiento" del país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro de Haití, Garry Conille, quien asumió hoy oficialmente su cargo, aseguró que su Gobierno será un "renacimiento" para el deprimido país, e invitó a sus compatriotas a que mantengan "la fe en el futuro".

Durante la ceremonia de investidura celebrada en el Palacio Nacional, Conille prometió buscar las respuestas adecuadas a los problemas de Haití, azotado el año pasado por un terremoto que causó más de 300.000 muertos y 1,5 millones de damnificados.

Conille pidió a sus ministros y a los funcionarios hacer los esfuerzos necesarios para lograr "el cambio" que espera la población y que ha prometido por el actual jefe de Estado, Michel Martelly, quien encabezó el acto de investidura.

El nuevo primer ministro invitó a su equipo a pasar rápidamente a la acción, a movilizar todas las energías para obtener "resultados inmediatos".

En este sentido, instó a los habitantes del deprimido país a que mantenga "la fe en el futuro" y prometió que su gobierno asegurará el acceso de la población a los servicios del Estado.

"La noche más oscura no impide al sol levantarse", dijo Conille en la ceremonia, a la que asistieron representantes de dependencias estatales, del Parlamento, de los partidos, del cuerpo diplomático y de organismos internacionales.

Asimismo, se comprometió a apoyar a Martelly en su plan de refundación nacional.

Por su parte, el mandatario estimó que esta toma del cargo representa un "feliz final de un proceso largo, difícil e instructivo".

La investidura de Conille cierra una incierta etapa de cinco meses desde la toma de posesión del presidente del país, Michel Martelly, quien no había logrado el respaldo de las Cámaras legislativas para nombrar un primer ministro.

El nuevo primer ministro obtuvo la pasada semana el respaldo del Parlamento a su programa de política general tras presentarlo en dos largas sesiones en las dos cámaras legislativas, que le apoyaron aunque con la advertencia de que la aprobación no era un "voto en blanco" y que tendrá que rendir cuentas de su gestión.

Para Martelly, se abre "una nueva pagina" de la gestión de los asuntos estatales, en una "coyuntura particular" en la que, según dijo, se convirtió en un "héroe de una visión diferente".

Dirigiéndose a Conille y los miembros del nuevo Gobierno, Martelly declaró: "ustedes tienen que conseguir lo que es imposible de realizar".

"Ustedes están condenados al rendimiento cotidiano" enfatizó, después de mencionar los ejes de su política: educación, empleo, medio ambiente, Estado de derecho y varios otros temas importantes en la realidad de Haití.

Conille tomó el relevo de Jean Max Bellerive, primer ministro del Gobierno de René Préval, en funciones durante cinco meses, el tiempo que ha tardado Martelly en lograr el apoyo de las cámaras legislativas.

Y es que el presidente, quien salió triunfador de un complicado proceso electoral en la segunda vuelta de los comicios, celebrada el 20 de marzo, no cuenta con mayoría en el Parlamento, donde son las fuerzas afines a Preval las que tienen el control.

Por ello, el mandatario ha tenido que conseguir el apoyo de las cámaras a su candidato y ha necesitado para ello tres intentos, ya que anteriormente los legisladores rechazaron a otros dos primeros ministros que fueron designados pero no ratificados por los legisladores: Daniel Rouzier y Bernard Gousse.

A sus 45 años, Garry Conille es el primer ministro más joven en la historia gubernamental de Haití bajo la actual Constitución, que se promulgó en 1987.

Conille es un médico de profesión que trabajó durante varios años en el sistema de Naciones Unidas, donde ocupó diversos puestos en los últimos años y, desde junio de 2011 era coordinador de Asuntos Humanitarios en Níger.

También desempeñó el cargo de asesor del expresidente estadounidense Bill Clinton, enviado especial de la ONU para Haití.