Público
Público

El nuevo primer ministro japonés presenta a su equipo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El nuevo primer ministro japonés, Naoto Kan, designó el martes a su nuevo gabinete con el objetivo de cortar las alas a un escándalo por tráfico de influencias que ha salpicado a su partido, a la vez que aborda el enorme déficit público del país y su formación se prepara para unas elecciones inminentes.

La elección de Kan, de 63 años, como el quinto primer ministro nipón en tres años, ha mejorado las posibilidades del Partido Democrático en unos comicios a la Cámara Alta que precisa ganar para no depender de un pequeño socio de coalición y evitar tener que encontrar más aliados para aprobar las leyes con mayor facilidad.

Los demócratas continuarán en el poder sin tener en cuenta el resultado de las elecciones en la cámara alta, previstas en julio, pero una coalición renovada podría complicar la toma de decisiones, dependiendo de su composición.

Tras seis meses como ministro de Finanzas, Kan parece comprometido a contener la deuda pública, que ya duplica el tamaño de su economía. Su gabinete también parece unido sobre el asunto, excepto el ministro de Banca, Shizuka Kamei, que lidera un pequeño partido de la coalición y le gusta el gasto elevado.

Kan, que sucede al indeciso Yukio Hatoyama, quien malgastó un amplio apoyo durante sus ocho meses en el cargo, entregó la cartera de Finanzas a otro conservador en materia fiscal, Yoshihiko Noda.

También nombró al ex ministro de Estrategia nacional Yoshito Sengoku como secretario jefe del gabinete, el principal portavoz del Gobierno y un importante coordinador de las políticas.

"Kan ha hecho un llamamiento a la necesidad de la reforma fiscal, de forma que esa es la dirección del nuevo Gobierno. Pero la cuestión es cuánto puede hacer efectivo en realidad. El impuesto al consumo probablemente no se eleve al menos en tres años, y no sabemos cuándo se celebrarán las próximas elecciones generales", dijo Takeshi Minami, economista jefe del Instituto Norinchukin Research.

Las próximas elecciones generales se celebrarán a finales de 2013,y aunque los demócratas se han comprometido a no subir el impuesto sobre las ventas del 55 antes de esa fecha, los reformadores del partido quieren poner de manifiesto su voluntad de hacerlo antes de que la votación.