Público
Público

El nuevo reciclador de orina de la Estación Espacial falla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La NASA está teniendo problemas con un sistema para reciclar orina y otros líquidos para convertirlos en agua potable, que tiene un coste de 250 millones de dólares (199 millones de euros), y que acaba de ser llevado a la Estación Espacial Internacional.

Sin embargo, los fallos se habían previsto y podrían resolverse a tiempo para que la tripulación del transbordador Endeavour traiga a la Tierra las primeras pruebas de su funcionamiento, dijo el viernes la agencia espacial estadounidense.

El sistema se apagó dos veces el jueves y viernes durante los primeros intentos de iniciar el proceso de destilación con muestras de orina previamente recogidas.

El sistema está diseñado para reciclar la orina de los astronautas y otros líquidos de desechos para convertirlos en agua potable para beber para que la tripulación del puesto orbital pueda aumentar a seis personas en mayo.

"No esperaba que las cosas funcionaran perfectamente", dijo el comandante de la estación Mike Fincke durante una rueda de prensa. "No importa cuánto lo planees o pruebes en tierra, tienes que hacerlo volando y eso es lo que estamos haciendo aquí", agregó.

"Estamos esperanzados en que podremos tener el primer grupo de muestras durante esta misión, mientras el Endeavour aún esté aquí", sostuvo.

La agencia espacial de Estados Unidos necesita que el sistema funcione perfectamente durante 90 días antes de ampliar la tripulación de la estación orbital.

El transbordador llegó el domingo y deberá dejar la estación el jueves. La NASA quiere que la nave traiga de vuelta las muestras del purificador de agua para analizarlas y podría dejar al transbordador y a su tripulación un día más en órbita si es necesario.

"La primera prioridad es llevar una muestra de agua", dijo el comandante del Endeavour, Chris Ferguson. "Si tenemos que quedarnos un día más para hacerlo, desde luego que lo haremos", agregó.

Los residentes de la estación necesitan reciclar su orina y otros líquidos porque los transbordadores, que producen agua como subproducto de sus sistemas eléctricos, no volarán al puesto orbital después de 2010 y es demasiado caro llevar el agua que la tripulación necesitaría en naves no tripuladas.

También el viernes, los astronautas se preparaban para el tercero de cuatro paseos espaciales para reparar un problema en la articulación de una viga con paneles solares de la estación. Esta pieza de unión giratoria es necesaria para ubicar las celdas fotovoltaicas en dirección al sol para que produzcan energía.

El año pasado, la NASA descubrió que una de las dos articulaciones había sido dañada por la acción del metal y diseñaron una complicada serie de paseos espaciales para limpiar la unión, reparar los daños y evitar que se repitan en la otra viga con celdas fotovoltaicas.

Los directores de la estación espacial estiman que se podrían necesitar hasta 10 salidas al exterior de la nave para resolver los problemas.