Publicado: 29.06.2014 08:00 |Actualizado: 29.06.2014 08:00

Nuevo recorte de Ana Botella al autobús urbano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El trasporte público no parece ser un servicio importante para el Ayuntamiento de Madrid, dirigido por la alcaldesa Ana Botella. A partir del 13 de julio dejarán de prestar servicio durante domingos y festivos las líneas 22, 83, 108, 129, 149, 156, 247 y 401 de la red de autobuses urbanos de la Empresa Municipal de Transportes (EMT). La decisión fue trasladada por el Consorcio Regional de Transportes de Madrid (CRTM) el pasado 11 de junio al Comité de Empresa, que se opuso a la medida, ya que suponía la pérdida de 57 turnos de trabajo.

No es ni mucho menos el primer recorte en las líneas de autobús urbano. El pasado octubre fueron eliminadas las líneas nocturnas conocidas como búhometro, y se redujo la frecuencia de otras 22 líneas. El Comité de empresa denuncia una reducción de 2.100 a 2.000 autobuses en el periodo 2011-2012, otro recorte hasta los 1.900 en 2013 y nuevas previsiones de reducción para 2014-2015, según el Plan de Futuro de la EMT. La cifra de autobuses retirados de las calles de Madrid, desde octubre de 2010 a enero de 2014, asciende aproximadamente a 450, aseguran los trabajadores, y los recortes corresponden al servicio en laborables, sábados y domingos.

Desde 2010 hay 450 autobuses menos en las calles de Madrid La consecuencia es bien conocida por los usuarios, que tienen que esperar mucho más tiempo en las paradas pese a que el precio del transporte público madrileño ha subido un 21% en los últimos tres años. Aunque en 2014 se congelaron las tarifas, la subida que experimentó el billete de autobús y de metro en 2011 fue del 50%. Los trabajadores denuncian un "recorte progresivo" en el servicio público de transporte urbano, y tanto CSIT Unión Profesional como Comisiones Obreras advierten de que los recortes tienden a incrementarse durante los próximos años, poniendo en riesgo la continuidad del servicio.

"Con unos precios desproporcionados, que niegan el acceso al transporte público a cientos de miles de madrileños, y el deterioro del servicio, presentan [el Consorcio] un "Plan de Movilidad Sostenible" como alternativa al uso del vehículo privado", afirma CSIT pero éste sólo pasa por la supresión de líneas completas y la retirada de autobuses, además del recorte de presupuesto, que disminuyó otro 5,1% respecto a 2013.

El precio del transporte ha subido un 21% desde  2011

Los sindicatos critican estar atados de pies y manos ante el "desmantelamiento de la red pública de la transportes". Ya convocaron movilizaciones la pasada semana, y aseguran que el conflicto puede sufrir una escalada si se continúa por esta senda. "La intención de la Alcaldía de Madrid y el CRTM no es otra que la de denostar el servicio que se presta a la ciudad de Madrid y las condiciones laborales de la plantilla".

CCOO denuncia la suma de recortes junto con el encarecimiento continuo "sólo provoca una mayor sangría de usuarios que, a la larga, puede poner en riesgo la obtención de recursos para la prestación de un servicio de calidad", cuanto el contexto de crisis exige, a su juicio, un "ajuste de las tarifas para llamar a un número cada vez mayor de viajeros hacia los modos colectivos, lo que a su vez garantiza la viabilidad del servicio".