Público
Público

Nuevo tijeretazo de Portugal a pensiones y funcionarios

El Gobierno luso tocará incluso salarios inferiores a 1.000 euros y aumentará el IVA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La tijera no se detiene en Portugal. Los funcionarios públicos, los trabajadores de empresas del Estado y los pensionistas que cobren por encima de 1.000 euros al mes no recibirán la paga extraordinaria de Navidad ni cobrarán las jornadas festivas hasta finales de 2013, según anunció anoche el primer ministro luso, Pedro Passos Coelho. Estos colectivos pueden ver sus ingresos mermados en total en un 20% en 2012 respecto a lo que recibieron en 2010, según el cálculo realizado por Jornal de Negocios. Quienes reciban ingresos situados entre el salario mínimo y los citados 1.000 euros, tampoco están a salvo del ajuste. Verán afectadas sus pagas de forma progresiva en función de su salario.

Además, se ajustarán los festivos, se aumentará en 30 minutos las horas de trabajo a la semana y se reducirán las deducciones fiscales. Por la vía de los ingresos, aunque la tasa intermedia del IVA (13%) no se tocará, sí se reducirán los productos a los que se le aplica, los otros pasarán a pagar el 23%.

Los plazos en los que estarán en vigor estas medidas se han hecho coincidir con el tiempo que se prevé que Portugal reciba los 78.000 millones de euros de ayuda externa del fondo de rescate de Europa y el FMI, es decir, a finales de 2013. La propuesta forma parte de los Presupuestos Generales del Estado que el Gobierno de Passos Coelho presentará para su aprobación al Parlamento el próximo lunes.

La causa esgrimida por el primer ministro portugués para tomar medidas tan severas de austeridad está, según sus palabras, en la realidad de las cuentas públicas que se han encontrado al llegar al Ejecutivo. El anterior, aseguró, consumió en los primeros meses del año el 70% del déficit permitido en el plan de rescate.

El desvío se ha cifrado en unos 3.000 millones de euros de los que aproximadamente un tercio se corresponderían con un agujero en forma de pagos a funcionarios en la isla de Madeira.