Público
Público

Los nuevos padres quieren ser algo más que el sostén familiar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los padres primerizos de hoy en día no sólo saborean la primera sonrisa, pasos y risas de sus bebés.

También consiguen más respeto y responsabilidades en el lugar de trabajo por ser nuevos padres, según un estudio publicado por el Boston College Center for Work & Family.

Durante conversaciones con 33 padres primerizos, los especialistas investigaron cómo esos profesionales varones logran un equilibrio entre trabajo y familia que les pudo ser esquivo a sus propios padres, quienes, por ser el soporte económico de la familia, a menudo se perdían momentos cruciales de la niñez.

"Estos jóvenes no quieren perderse esas experiencias", dijo Brad Harrington, profesor investigador de Carroll School of Management en Boston College y director ejecutivo del centro que patrocinó el estudio.

La investigación "El Nuevo Padre: Explorando la paternidad en el interior de un contexto profesional" fue realizada durante un año por Harrington, Fred Van Deusen, un investigador asociado de Boston College, y la profesora de la Northeastern University Jamie Ladge.

Un estudio de Ladge en 2007 sobre madres primerizas que se reincorporaban al trabajo inspiró esta nueva mirada al papel masculino en la casa y la oficina, dijeron los investigadores.

Dado que casi el 50 por ciento de la fuerza laboral estadounidense está formada actualmente por mujeres, y cerca del 60 por ciento de todas las licenciatura y maestrías los logran las mujeres, Harrington dijo que la dinámica cambiante femenina en el lugar de trabajo afecta al comportamiento de los hombres en su papel de padres.

Los jóvenes, especialmente los nuevos padres, están redefiniendo lo que significa tener éxito y ser feliz, indicó Harrington.

Una sólida trayectoria ya no es el único factor, señaló el especialista. Ser un padre práctico también está entre las prioridades.

Los padres primerizos entrevistados para el estudio dijeron que la mayoría de sus supervisores apoyaban su necesidad de flexibilidad para adaptarse a una nueva rutina en casa.

También señalaron que disfrutaban de una mejor reputación en el trabajo a ojos de sus colegas, dado su nuevo papel parental.

Los investigadores también encontraron que la mayoría de los padres jóvenes siguen buscando coordinarse en casa con sus esposas, que también trabajan.

Los padres de hoy en día, y particularmente los encuestados "tienen un interés en ser más que un sostén que no interviene", dijo Harrington.

La mayoría de los 33 padres que participaron en la encuesta vieron a sus propias madres interrumpir sus carreras para gestionar la casa y la familia, pero no esperan que sus esposas hagan lo mismo, declaró.

Esto implica encontrar un equilibrio con sus esposas, igualmente ambiciosas y mentalizadas en sus carreras, cuando se refiere a actividades como coger el coche, las obligaciones nocturnos y cocinar.