Público
Público

Dos nuevos vídeos muestran el desfile de chicas en Arcore

El agente televisivo Lele Mora las reúne y las lleva a casa del primer ministro sin que pasen ningún control de seguridad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Como el que entra en el aparcamiento de un supermercado. Así de sencillo pasan las chicas que animan las veladas del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, a su mansión milanesa de Arcore.

Si se tratara de juzgar el estilo de vida del jefe del Gobierno de Italia, se puede decir que es un comportamiento impropio del cargo que representa. Pero acostumbrados como están los italianos a que así es Berlusconi y a que, como él dice, nadie le va a cambiar a su edad, el debate está centrado hoy en su seguridad.

La semana pasada, Massimo D'Alema, jefe del Copasir, la Comisión de Seguridad del Parlamento, le pidió que se presentara a una reunión para evaluar el dispositivo de seguridad que le rodea.

La sugerencia llegaba después de que estallara el caso Ruby, la menor marroquí acusada de robar 3.000 euros y que salió de la cárcel gracias a la presión de Berlusconi a la policía.

La fiscalía de Milán, que investiga desde el verano una presunta trama de prostitución, llamó a declarar a la chica, que confesó haber estado en varias cenas del primer ministro en Arcore. A los pocos días, alzó también la voz Nadia Macrì, prostituta de lujo que afirmaba haberse acostado con Berlusconi dos veces por 10.000 euros.

La sensación es que cualquiera que tenga un buen contacto se puede colar en la residencia del primer ministro, que a su vez hace de sede del Gobierno en situaciones de emergencia. 

Y lo que hasta ahora han sido sólo comentarios, declaraciones, entrevistas o vídeos, pueda convertirse en un verdadero problema de seguridad para la integridad de Berlusconi o de sus invitados.

Como no era la primera vez, ya que el año pasado Berlusconi ya se vio envuelto en una polémica similar por las fotografías de sus fiestas en Villa Certosa y por las confesiones de Patrizia D'Addario a la prensa, D'Alema trató de revisar la seguridad del premier sin éxito.

Tras la publicación de estos dos nuevos vídeos ayer, D'Alemma vuelve a intentarlo hoy con una carta, aunque es muy difícil que Berlusconi acepte.

En las grabaciones divulgadas por la revista Oggi, se puede ver cómo las chicas llegan a casa de Lele Mora, agente televisivo e íntimo de Il Cavaliere, y suben a un Mercedes que pasa a la mansión de Berlusconi sin ningún tipo de control  por parte de los carabinieri que guardan la entrada de Arcore.