Público
Público

El "número dos" del Jemer Rojo acusado de ordenar la muerte y el exterminio de civiles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Phnom Penh, 21 sep (EFE).- El "número dos" del Jemer Rojo, Nuon Chea, ordenó la muerte, tortura, persecución, exterminio y otros actos inhumanos de civiles, según la acusación presentada ante el tribunal internacional del genocidio de Camboya que organiza la ONU.

Un copia de los cargos difundida hoy en Phnom Penh estipula que "Nuon Chea está acusado de crímenes contra la Humanidad (muerte, tortura, encarcelamiento, persecución, exterminio, deportación, traslado a la fuerza, esclavitud y otros actos inhumanos".

El veterano ex jemer rojo, de 82 años, también deberá responder de "crímenes de guerra según la Convención de Ginebra de 1949 (asesinato premeditado, tortura, actos inhumanos, causar de manera premeditada gran dolor o heridas graves al cuerpo y la salud, la eliminación premeditada del derecho a un juicio justo, encarcelamiento ilegal y deportación y traslado ilícito)".

Todos los cargos corresponden al periodo transcurrido entre el 17 de abril de 1975 y el 6 de enero de 1979, periodo que comienza con la subida al poder por la fuerza del Jemer Rojo y que concluye con su huida ante el avance imparable del ejército liberador de Vietnam.

En esos cerca de cuatro años, 1,7 millones de personas murieron en las purgas y deportaciones masivas al campo en condiciones infrahumanas que decretó el Gobierno del primer ministro Pol Pot, el "hermano número uno".

Nuon Chea ocupaba en aquellos años la subsecretaría del Partido Comunista de Kampuchea (PCK), más conocido en el extranjero como Jemer Rojo, el puesto de primer ministro interino, la presidencia de la Asamblea Popular de la República Democrática de Kampuchea y la vicepresidencia del comité militar del PCK.

Pero a pesar de sus altos cargos, Nuon Chea ha defendido ante los fiscales del tribunal internacional que no tenía contacto directo con las bases y que desconocía lo que estaba ocurriendo.

Afirmación algo difícil de mantener ante las numerosos pruebas conseguidas por el Centro de Documentación del Genocidio de Camboya sobre sus directrices en las purgas y sus órdenes de arrestos, torturas y ejecuciones.

Según Kang Kek Ieu, alias "Duch", ex director del centro de detención de Tuol Sleng o S-21, donde se calcula que murieron unas 14.000 personas, el propio Nuon Chea le ordenó el arresto de 300 soldados del Jemer Rojo y le dijo: "No se moleste en interrogar, máteles".

El ideólogo del Jemer Rojo, organización que vació las ciudades, abolió el dinero, los colegios, la propiedad privada, los tribunales de justicia y los mercados, prohibió las prácticas religiosas y obligó a casi todo el mundo a trabajar en el campo para producir alimentos, afronta una sentencia máxima de cadena perpetua si es condenado.

"Duch", quien afronta la misma pena, estrenó los calabozos del tribunal internacional el 31 de julio pasado, cuando le acusaron de crímenes contra la Humanidad, incluida la tortura, muerte, exterminio y otros actos inhumanos de civiles.

A diferencia del "hermano número dos", que vivía como hombre libres desde diciembre de 1998, cuando negoció con el Gobierno una amnistía a cambio de la rendición, "Duch" lleva encarcelado desde hace ocho años.

Ambos acusados se encuentras en detención provisional por un periodo máximo de un año, según las regulaciones de esta corte especial internacional que ha tardado una década en establecerse debido a las discrepancias entre el Gobierno de Camboya y la ONU sobre la mejor manera de juzgar el genocidio camboyano.