Público
Público

El número dos de Fatah en Líbano muere en un atentado

La bomba, en un campo de refugiados, mata también a otro dirigente palestino

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El número dos de Fatah en Líbano, Kamal Medhat, falleció ayer en un atentado que ocurrió en uno de los doce campos de refugiados palestinos que hay en ese país y que también se cobró la vida de otro dirigente de la formación del presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mah-mud Abás, y de tres guardaespaldas.

Medhat, de 55 años, había llegado al campo de Mieh Mieh, en las afueras de la ciudad de Sidón, para transmitir sus condolencias a las familias de dos miembros de Fatah fallecidos el sábadoen un tiroteo.

En el entorno de Mahmud Abás se culpa, sin nombrarlo, a Israel

Una potente explosión, provocada por una bomba de unos25 kilos que habían plantado en una alcantarilla, arrojó su vehículo fuera de la carretera hasta un campo de cultivo vecino y causó la muerte inmediata a todos sus ocupantes.

El segundo dirigente de Fatah fallecido, Akram Daher, era el responsable de las juventudes de Fatah en Líbano.

Hamás dice que el asesino sirvea los intereses del Estado judío

Mehdat, que en su momento fue un estrecho colaborador del fallecido presidente Yaser Arafat, es el palestino de más alto rango que muere asesinado en Líbano desde que Israel invadió ese país y forzó el éxodo de la dirección de la OLP en 1982.

Varios dirigentes de Fatah indicaron que Israel es en última instancia responsable del atentado y quien se beneficia del mismo.

'Quienes están detrás de este asesinato, operan de una forma u otra a favor de Israel', dijo Abbas Zaki, representante de la ANP en Líbano, para quien trabajaba Kamal Medhat en su condición de número dos.

El propio Mahmud Abás condenó el 'atentado criminal y terrorista' sin culpar del mismo a Israel, aunque en su entorno sí que se señaló al Estado judío. Hamás también se apresuró a condenarlo. Osama Hamdan, portavoz de Hamás en Beirut, manifestó que todavía es pronto para saber quién provocó la explosión, aunque quien lo hizo sirvió a los intereses de Israel.

Otras fuentes palestinas indicaron que el asesinato se produjo como consecuencia de las continuas tensiones que se viven en los campos de refugiados, a los que no puede entrar el Ejército libanés y de cuya seguridad se encargan las propias facciones palestinas.

Precisamente Medhat había acudido al campo de Mieh Mieh para intentar calmar los ánimos entre las facciones después de los choques armados que tuvieron lugar allí a lo largo del fin de semana y que se reproducen constantemente.