Público
Público

O.J. Simpson, condenado a 15 años de prisión

El ex jugador de fútbol americano asaltó con un arma a dos de coleccionistas de objetos deportivos en la habitación de un hotel de Las Vegas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La estrella de fútbol americano O.J. Simpson, quien hace más de una década fue absuelto del asesinato de su esposa y un amigo de ésta, fue condenado hoy a al menos 15 años de prisión por secuestro y robo a mano armada en un hotel de Las Vegas.

La sentencia fue pronunciada por una juez del Condado de Clark dos meses después de que el jurado encontrara al deportista retirado culpable de los 12 cargos contra él por asaltar con un arma a un par de coleccionistas de objetos deportivos en la habitación de un casino-hotel.

El ex héroe de la Liga Nacional de Fútbol Americano convertido en actor vistió durante el juicio un uniforme de presidario, y estaba sombrío y demacrado durante la lectura de la sentencia.

Minutos antes, había pedido indulgencia, y alegó que sólo quería recuperar posesiones que pensaba le habían sido arrebatadas. 'No quise hacer daño a nadie, y no quise robar nada', dijo, en un tono de voz emocionado.

Simpson ha permanecido bajo custodia desde que fue acusado el pasado 3 de octubre, exactamente 13 años después de su polémica absolución en Los Angeles por el asesinato de su ex mujer, Nicole Brown Simpson, y un amigo de ésta, Ron Goldman.

Por el momento, no está claro cuánto tiempo pasará Simpson en prisión, ya que éste podría beneficiarse de una libertad condicinal, o cómo afectarán otras penas de prisión impuestas por la jueza por otras ofensas a la sentencia de 15 años por secuestro.

Los abogados de Simpson han solicitado que reciba una pena máxima de seis años por irrumpir en la habitación del casino-hotel Palace Station con otros cinco hombres en septiembre de 2007 para apresar a dos coleccionistas de objetos deportivos a punta de pistola, y haciéndose con miles de dólares en objetos de colección.

De los implicados, cuatro se declararon culpables y ocuparon la tarima de los testigos durante las tres semanas de testimonios del juicio. Ni Simpson ni Clarence Stewart testificaron en su propia defensa.

El abogado de Simpson Yale Galanter había dicho que el hecho de que su cliente no fuera condenado en el caso de asesinato, lo que en general fue interpretado como que eludió la Justicia de los Angeles, fue un factor para que fuera encontrado culpable por el jurado en Las Vegas.