Público
Público

Para Obama, el acuerdo es una "base esencial"

China espera que sirva para impulsar el crecimiento de la eurozona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de EEUU, Barack Obama, afirmó ayer que el acuerdo alcanzado en la UE para atajar la crisis de la deuda sienta una 'base esencial' para resolver el problema. En un breve comunicado distribuido por la Casa Blanca, Obama dijo que EEUU espera ahora 'el completo desarrollo y rápida puesta en marcha' del plan y expresó el apoyo de Washington a los países europeos en sus esfuerzos por resolver la crisis.

'Damos la bienvenida a las importantes decisiones tomadas la pasada noche por la Unión Europea que sienta una base esencial para una solución exhaustiva a la crisis en la eurozona', apuntó el presidente estadounidense.

Para Barroso, Europa 'está más cerca de resolver su crisis'

Obama señaló que su país seguirá apoyando a la UE 'y a nuestros aliados europeos en sus esfuerzos para atajar esta crisis al tiempo que colaboramos para apoyar la recuperación global y para que la gente pueda volver al trabajo'. El gobernante estadounidense reaccionaba así al anuncio del presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, sobre un acuerdo alcanzado en la cumbre de la zona euro para intentar solucionar la crisis de la deuda.

El Gobierno de China también mostró su satisfacción por el 'marco de consenso' alcanzado en el seno de la UE, aunque no concretó si participará en el reformado Fondo Europeo de Estabilidad Financiera. La portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, Jiang Lu, confió en que el acuerdo ayude a 'impulsar la confianza de los mercados' y a promover un crecimiento sostenible en la UE y en la zona del euro.

Ante el pleno de la Eurocámara, unos soñolientos presidentes de la Comisión y el Consejo recibieron un amplio apoyo a las conclusiones de la cumbre por parte de los grupos parlamentarios. En palabras del primero, José Manuel Durão Barroso, tras él 'Europa está más cerca de resolver su crisis económica y financiera y de volver a una senda de crecimiento'. Para Barroso, 'la cumbre del euro dio pasos sólidos y sustanciales que deberían permitir a Europa pasar página', informa Daniel Basteiro.

IU y los sindicatos temen que suponga más recortes para España

Herman van Rompuy, que dirige las cumbres de la UE y del euro, reconoció que el acuerdo final 'todavía requiere un seguimiento político y jurídico'. 'Los mercados nos darán el tiempo que necesitamos cuando vean una dirección y una determinación clara', aseguró Van Rompuy.

La euforia de la Bolsa española, en la que el Ibex marcó la segunda mayor subida del año rozando el 5%, contrarrestó ayer con la cautela y decepción de la clase política y sindical española, ante los acuerdos de Bruselas. En un raro caso de consenso, los políticos de todos los signos políticos consideraron un agravio la forma en la que la banca española es tratada en el proceso.

En opinión del presidente del PP, Mariano Rajoy, las exigencias de capital a la banca española 'van a afectar en el futuro a la financiación' de las empresas españolas. En el mismo sentido se expresó el presidente de la Junta de Andalucía, y uno de los principales barones del PSOE, Antonio Griñán, al asegurar que los requisitos que se les exigen a los grandes bancos españoles resultarán en que haya 'menos créditos para las pequeñas y medianas empresas (pymes) y para las familias'. 'Se va a cerrar la liquidez del sistema', añadió Griñán.

Además, Rajoy apeló a la historia española para exigir un mayor respeto a la solvencia del país. Según dijo, en la clausura de la Asamblea de la Asociación de los Trabajadores Autónomos (ATA), no le ha gustado que se cuestione la deuda pública española, ya que 'desde el siglo XIX' España 'siempre ha cumplido sus compromisos'. 'A pesar de que las dificultades de este acuerdo sean importantes, nosotros tenemos la voluntad y tenemos el coraje y la determinación de afrontar el más grave problema que tiene España hoy y que ha tenido en muchos tiempos, que es la crisis económica', subrayó.

En el lado contrario del espectro ideológico, el coordinador general de IU, Cayo Lara, se mostró rotundo al afirmar que con este plan comienza 'la segunda fase de destrucción del Estado de bienestar en España'. Lara cree que se trata de una 'hoja de ruta' marcada por Angela Merkel que supondrá más recortes para España

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, lanzó duras críticas a los gobernantes europeos, a los que acusó de 'proteger a quienes provocaron la crisis y perjudicar a sus víctimas'. En su opinión, desde Bruselas 'por primera vez dan un diagnóstico que se acerca a ser el acertado' pese a lo cual cree que 'las soluciones no son acertadas'.

También manifestó su preocupación el secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, que cree que las nuevas exigencias de capitalización son 'excesivas' y considera que pueden traer 'nuevos problemas adicionales' derivados de la 'restricción del crédito', con un 'incremento del paro y un deterioro de los sistemas de protección social y de los servicios públicos'.

En opinión del líder sindical, 'se han producido algunos avances aunque sigue siendo preocupante no contar con decisiones sólidas, estructurales, que de verdad aborden el problema del euro'.