Público
Público

Obama anuncia un plan para crear 2,5 millones de empleos para 2011 mientras elabora el nuevo Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente electo de EE.UU., Barack Obama, ha advertido que la economía afronta una crisis de "dimensiones históricas", al delinear un plan para crear 2,5 millones de empleos para 2011, mientras continúa esculpiendo su equipo económico.

La fijación de la cobertura mediática se centra en el posible nombramiento de Timothy Geithner, presidente de la Reserva Federal de Nueva York, como próximo secretario del Tesoro.

Fuentes allegadas al equipo de transición prevén que Obama presente a su equipo económico el próximo lunes en Chicago (Illinois), con la idea de agilizar sus planes para la reactivación económica.

El equipo económico incluiría además a Jacob Lew, director de presupuestos de la Casa Blanca bajo la presidencia de Bill Clinton, como próximo director del Consejo Nacional Económico, y Peter Orszag, actual jefe de la Oficina Presupuestaria del Congreso, como próximo titular de la Oficina de Gestión y Presupuestos (OMB) de la Casa Blanca.

También se baraja el nombre de Larry Summers, ex secretario del Tesoro, como posible asesor de alto rango en la Casa Blanca, junto con el economista Austan Goolsbee, de la Universidad de Chicago, y Jason Furman, un reconocido experto político de Washington.

Hasta ahora, los nombramientos que se han filtrado a la prensa dan cuenta de un equipo compuesto principalmente por líderes con íntimo conocimiento de los entresijos del Congreso y del Gobierno, incluyendo a varios "clintonitas".

Una vez establecido el equipo económico, el siguiente paso de Obama, previsiblemente después del festivo del "Día de Acción de Gracias" la próxima semana, sería nombrar a su equipo de seguridad nacional, que estaría encabezado por su ex rival en la contienda, la senadora Hillary Clinton, como secretaria de Estado.

Para Obama, que jurará como el 44 presidente de EE.UU. el próximo 20 de enero, no hay tiempo que perder ya que, según los expertos, la hemorragia de "millones de trabajos" continuará en 2009 si no se actúa "con rapidez y contundencia".

La crisis, según afirmó en su discurso radiofónico de los sábados, "posiblemente empeore", y está claro que con su plan para la creación de 2,5 millones de empleos para enero de 2011, intenta devolver la confianza tanto a los mercados como a los consumidores.

Sus planes no sólo servirán para resolver la crisis inmediata, explicó, sino que también son "inversiones a largo plazo para nuestro futuro económico, que han sido ignoradas durante mucho tiempo".

En ese sentido, ha ordenado a su grupo de asesores económicos a que elabore un "Plan de Recuperación Económica" que sea "lo suficientemente grande para responder a los retos" de EE.UU., y dijo que piensa firmarlo poco después de asumir la presidencia.

Señaló que su equipo continuará puliendo los detalles del plan en las próximas semanas pero será, sobre todo, un esfuerzo nacional de dos años para impulsar la creación de empleos y los fundamentos de una prosperidad económica duradera.

Su idea es crear empleos para la reconstrucción de puentes y carreteras, la modernización de las escuelas y el desarrollo de fuentes alternativas de energía y de vehículos más eficientes.

Estas y otras medidas son, a juicio de Obama, una "prima inicial" para el tipo de reforma que su Gobierno traerá a Washington y, aunque reconoció que no será fácil la aprobación del plan económico, necesitará y buscará el apoyo de los republicanos y demócratas.

"Agradeceré las ideas y sugerencias" de ambos partidos, aseguró.

Obama recordó que las crisis financiera, de vivienda y de crédito han contribuido al empeoramiento de la economía nacional, donde sólo esta semana se registró un aumento de 540.000 solicitudes para beneficios de desempleo, el nivel más alto en 18 años.

En lo que va del año, EE.UU. ha perdido 1,2 millones de empleos.

De confirmarse, el nombramiento de Geithner -elogiado dentro y fuera de Wall Street-, vendría a llenar un vacío liderazgo entre el saliente equipo económico de George W. Bush y el que entra en enero próximo.