Público
Público

Obama apela a Reagan para que los republicanos ratifiquen el tratado START

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de EEUU, Barack Obama, apeló hoy a la memoria del presidente Ronald Reagan, uno de los grandes héroes de los republicanos, para reclamar a los legisladores de ese partido que ratifiquen el tratado Nuevo START de desarme nuclear con Rusia.

En su alocución radial de los sábados, Obama, quien se encuentra en Lisboa para participar en la cumbre de la OTAN que se clausura hoy, se refirió a la máxima que pronunció Reagan al firmar en 1987 un tratado de desarme con Rusia, "Fíate pero Verifica" ("Trust but Verify").

El Nuevo START, indicó Obama, permite precisamente verificar los arsenales nucleares rusos.

"Sin ratificación este año, EEUU carecerá de inspectores sobre el terreno y de la capacidad de verificar las actividades nucleares rusas", indicó.

Por ello, "quienes intentan bloquear este tratado violan la máxima de Reagan: quieren fiarse, pero no verificar", señaló el presidente estadounidense.

Sin ratificación, advirtió, también se pondrá en peligro la coalición internacional lograda para presionar a Irán, así como la vía de tránsito por territorio ruso para enviar suministros a las tropas en Afganistán, aseguró.

Igualmente "nos arriesgamos a deshacer décadas de liderazgo estadounidense en materia de seguridad nuclear y décadas de bipartidismo en este asunto. Lo que está en juego es nuestra seguridad y nuestra posición en el mundo", sostuvo.

Desde Reagan, recordó, todos los presidentes estadounidenses han firmado, y el Congreso ha ratificado por amplias mayorías, tratados de desarme y verificación con Rusia.

Pese a que el pacto ya recibió el sí de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado y se han celebrado numerosas audiencias en torno a la medida, si se aplaza la ratificación para después de enero -cuando comenzará la legislatura resultante de las elecciones del pasado día 2 que dieron la victoria a los republicanos-, habrá que empezar todo el proceso desde el principio, recordó.

"La opción está clara: dejar de ratificar el Nuevo START sería jugar de modo peligroso con la seguridad nacional, perjudicando nuestra comprensión de las armas nucleares rusas y nuestro liderazgo en el mundo", explicó.

Obama lucha por conseguir la ratificación del acuerdo que firmó en abril en Praga junto a su par ruso, Dmitri Medvédev, antes de que concluya la actual legislatura en enero.

Para entrar en vigor, el tratado necesita el "sí" de dos tercios del Senado de EEUU, 67 escaños.

En la actualidad, el Partido Demócrata que encabeza Obama cuenta con 59 escaños y necesita el apoyo de ocho republicanos. Pero a partir de enero, y tras las legislativas del 2 de noviembre, el Senado estará compuesto por 53 demócratas y 47 republicanos, lo que complicaría mucho las posibilidades de ratificación.

El senador republicano que encabeza las negociaciones, John Kyl, declaró esta semana que se resiste a considerar el tratado antes de enero.

Para Obama, el que el tratado quede sin ratificar representaría un duro golpe en el área de la política exterior, en momentos en los que se encuentra debilitado tras los resultados electorales.

El nuevo tratado START reduce en un 30 por ciento el número de cabezas nucleares, hasta 1.550 por país, y limita a 800 el de vectores estratégicos, como misiles intercontinentales, submarinos y bombarderos estratégicos.

El acuerdo representa el mayor éxito hasta el momento de Obama en política exterior y simboliza el reinicio de las relaciones entre EEUU y Rusia tras el enfriamiento sufrido durante los años de la Administración de George W Bush.