Público
Público

Obama asegura al Senado que el tratado con Rusia beneficiará a país, no a un partido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, instó hoy al Senado a ratificar el tratado de desarme nuclear con Rusia, denominado START, al asegurar que el pacto beneficiará la seguridad del país, no a un partido político en particular.

En su alocución semanal de los sábados, Obama advirtió: "Sin un nuevo tratado, corremos peligro de dar marcha atrás y perder el progreso hecho en nuestra relación con Rusia", esencial para el cumplimiento de las sanciones contra Irán o el suministro a las tropas en Afganistán.

El presidente de EE.UU. hablaba así cuando el Senado debate el tratado, que para su ratificación requiere el "sí" de dos tercios de esa Cámara, 67 legisladores.

Los demócratas cuentan con 58 escaños, por lo que requieren el apoyo de al menos nueve republicanos.

Si concluye el año y la legislatura sin que se haya ratificado el pacto, los demócratas, que pasarán a ser sólo 53 en ese foro, necesitarán el respaldo de catorce republicanos, lo que reduce las posibilidades de aprobación del tratado.

Obama y su Administración presionan a los senadores para que den lo antes posible el "sí" a un documento que representa el mayor éxito hasta el momento en la política exterior del Gobierno de EE.UU. actual y que sustituirá al START, que expiró hace un año.

Los republicanos temen que el nuevo tratado perjudique la defensa antimisiles del país y se preocupan también por el mantenimiento de los arsenales nucleares de EE.UU.

Según declaró el presidente, "ratificar un tratado como el START no significa anotar una victoria para el Gobierno o un partido político. Significa seguridad para Estados Unidos".

"Una demora mayor tiene un costo. Cada minuto que arrastramos los pies es un minuto que no tenemos inspectores en el terreno en esos depósitos nucleares rusos", alegó.

El nuevo tratado START reduce en un 30 por ciento el número de cabezas nucleares, hasta 1.550 por país, y limita a 800 el de vectores estratégicos, como misiles intercontinentales, submarinos y bombarderos estratégicos.

Tras casi un año de negociaciones, Obama y el presidente ruso, Dmitri Medvédev, firmaron el pasado abril el acuerdo de desarme en Praga.