Público
Público

Obama cuenta a Leno que pronto tendrán perro en la Casa Blanca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente estadounidense, Barack Obama, alternó la seriedad y las bromas en una inusual aparición el jueves en uno de los programas de televisión más vistos del país, donde habló sobre asuntos que fueron desde la crisis económica hasta la llegada de un perro a la Casa Blanca.

En el programa "The Tonight Show with Jay Leno", Obama habló con seriedad sobre sus planes económicos y apoyó públicamente al secretario del Tesoro, Timothy Geithner.

Obama se refirió al presupuesto y dijo que se asombró cuando supo que la aseguradora AIG, con grandes problemas financieros, había pagado cuantiosos bonos a sus empleados tras utilizar el dinero de los contribuyentes para mantenerse a flote.

Pero el presidente también habló de la vida en la Casa Blanca, confirmando la fecha en que la familia adquirirá un perro. Obama dijo que el canino llegará tras su planeado viaje por Europa a comienzos de abril.

"Cuando volvamos, el perro ya estará", afirmó el presidente, añadiendo que sus hijas Sasha y Malia no eran las únicas que esperaban con ansias la llegada de la mascota. "Dicen que si quieres un amigo en Washington, tienes que conseguirte un perro", bromeó Obama.

Luego el presidente dijo que los críticos habían subestimado la cantidad de desafíos a los que se enfrentaba su secretario del Tesoro, criticado por su gestión del escándalo de los bonos de AIG.

"Este hombre no tiene sólo una crisis bancaria. Se enfrenta a la peor recesión desde la Gran Depresión. Y a una industria automovilística que ha estado al borde del colapso", dijo el presidente.

"Creo que Geithner está haciendo un excelente trabajo", agregó.

Obama volvió a bromear sobre la vida familiar, diciéndole al presentador Jay Leno que iba a adquirir una canasta de baloncesto para las canchas de tenis de la mansión, pero que mientras tanto mejoraba su juego de bolos.

Cuando Leno le preguntó si quienes jugaban al baloncesto con él lo dejaban ganar ahora que era presidente, Obama contestó con una inexpresividad deliberada: "No veo la razón por la que alguien quisiera perder intencionalmente, salvo por todos esos agentes del servicio secreto con armas que están por ahí".