Público
Público

Obama culpa a las políticas de Bush de la crisis y McCain promete reformas si gana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La campaña del candidato presidencial demócrata Barack Obama culpó hoy a las políticas de los republicanos en el poder de la actual crisis financiera, mientras que su rival John McCain exigió reformas para enmendar el entuerto.

Las turbulencias en Wall Street después de la quiebra del banco de inversión Lehman Brothers y la actual crisis económica en el país centraron también las intervenciones de los "vicepresidenciables" Sarah Palin y Joe Biden.

Palin aseguró en un mitin en Colorado que ella y McCain lucharán contra los intereses creados y pondrán en marcha regulaciones que impidan que se repita una crisis como la actual.

"Vamos a poner fin a la mala gestión y los abusos en Wall Street", prometió la compañera de fórmula de McCain sin aportar detalles concretos.

Biden aseguró, por su parte, durante un acto en Michigan que McCain ha adoptado las políticas fallidas del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, y las tácticas del ex asesor político de la Casa Blanca Karl Rove.

"La campaña que uno protagoniza habla de cómo uno gobernará", afirmó Biden durante su discurso, para añadir que McCain y Palin han optado por las divisorias tácticas de Rove, perjudiciales, según él, "si uno quiere liderar una nación indivisible".

El senador por Delaware atacó a McCain durante 25 de los 30 minutos de su discurso.

Obama dijo en un comunicado divulgado a primera hora de la mañana no culpar a McCain de lo ocurrido, pero sí a la filosofía económica que el senador suscribe.

"Es una filosofía que hemos tenido durante los últimos ocho años, una que dice que deberíamos dar más y más a los que más tienen y confiar en que la prosperidad llegará a todos los demás", indicó.

Añadió que se trata de una filosofía "que dice que incluso las regulaciones con sentido común son innecesarias y poco sensatas".

"Este país no puede permitirse otros cuatro años de esta filosofía fallida", afirmó Obama, quien dijo que lleva años pidiendo que se modernicen las reglas financieras para responder a los desafíos del siglo XXI, unas reglas que, consideró, protegerían a los inversores y consumidores estadounidenses.

El senador insistió en esa misma idea durante un mitin hoy en Colorado, en el que dijo que McCain no entiende los aprietos por los que atraviesan la mayoría de sus compatriotas.

"No es que piense que a McCain no le importan las vidas de la mayoría de estadounidenses. Simplemente creo que no los conoce", afirmó Obama en Colorado.

"¿Por qué de lo contrario habría dicho, justo hoy, hace solo unas horas, que los fundamentos de la economía todavía son sólidos?", apuntó el senador demócrata.

Obama respondía así a los comentarios hechos por McCain en un acto electoral en Orlando, Florida.

"Puede que mis oponentes no estén de acuerdo, pero los fundamentos (de la economía estadounidense) todavía son sólidos", indicó el senador por Arizona.

El senador calificó de "esencial" que Estados Unidos mantenga su estatus de primer mercado financiero del mundo en un comunicado que divulgó a primera hora de este lunes.

"Esa será una de las principales prioridades de mi Gobierno", afirmó McCain, quien indicó que para lograr su objetivo pondría en marcha una "gran reforma" en Washington y Wall Street.

Sus palabras coincidieron con el lanzamiento de un nuevo anuncio televisivo, "Crisis", que recuerda las propuestas económicas de McCain, incluida su promesa de reducir los impuestos y la de efectuar exploraciones petrolíferas de alta mar.

El comercial acaba con una foto de McCain y Palin y la palabra "experiencia", aunque ni el uno ni la otra tienen un largo historial en asuntos económicos.

McCain ha sido un miembro del Comité de Comercio del Senado, pero se especializa en temas de política exterior. Palin, por su parte, es la gobernadora de Alaska desde hace menos de dos años.

La campaña de Obama restó validez a los argumentos de McCain, al señalar que el senador ha estado en Washington durante 26 años y "no ha movido ni un dedo" para reformar las regulaciones que podrían haber prevenido la crisis.

Además, la campaña del demócrata criticó a McCain por proponer recortes fiscales multimillonarios para la grandes empresas, pero "ni un solo centavo" para los más de 100 millones de estadounidenses preocupados por sus ahorros y sus hipotecas.