Público
Público

Obama defiende su gestión económica

El presidente de EEUU reclama a los miembros del G-20 una mayor coordinación para hacer frente a la crisis económica mundial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha formulado una férrea defensa a sus propuestas económicas y presupuestarias, diciendo que el Gobierno tenía que involucrarse para llevar a la economía al camino del crecimiento.

Obama, que ha empleado varias de sus primeras semanas intentando estabilizar el sistema financiero para frenar la recesión en su país, dijo que creía que la empresa privada debería hacerse cargo del crecimiento económico una vez que las acciones del Gobierno fuesen efectivas.

'El Gobierno tiene que intervenir en una crisis, pero la meta debería ser siempre que conduzca el barco y deje a los empresarios privados hacer su magia', dijo a un grupo de líderes de negocios.

Asimismo, el presidente estadounidense, ha lanzado un reclamo a los miembros del G-20 para hacer frente a la crisis económica con mayor coordinación, sin tener que recurrir a la instauración de un 'superregulador'. Además, Obama pidió medidas de reactivación 'suficientemente fuertes'.

En el transcurso de una mesa redonda en Washington, Obama calificó como importante que 'los esfuerzos de reactivación de todos los países sean suficientemente fuertes para hacer frente a la caída de la demanda'.

Uno de los objetivos de la administración Obama es obtener en la cumbre del G-20 del 2 de abril en Londres un esfuerzo más constante en favor de la reactivación de la economía. Otro es reformar el reglamento del sistema financiero. 'Pensamos que es muy importante que haya coordinación, no inevitablemente un superregulador', dijo Obama.

Obama y su equipo económico han sido criticados por entregar una serie de propuestas que no siempre han sido claras. Estos planes han llegado en un contexto de datos económicos que cada vez son peores. Pero su administración tuvo un empujón el jueves, con los datos de ventas minoristas, que resultaron mejor de lo esperado, impulsando las acciones estadounidenses.

Obama, que ha sido visto con escepticismo por algunos empresarios, repitió su llamamiento por una reforma regulatoria, pero dijo que deberá ser aplicada de una manera que no interfiera con el espíritu emprendedor.

El mandatario dijo también que entendía que sus planes para limitar las emisiones contaminantes de dióxido de carbono fueran difíciles de aceptar para los empresarios, añadiendo, sin embargo, que su presupuesto no contaba con estas reducciones hasta 2012, cuando espera un mejor panorama económico.

Aunque Obama dijo que muchos bancos estaban en buen camino, aún hay mucha información faltante sobre los balances de los bancos en problemas.

'La debilitada condición de algunos de nuestros bancos más importantes tiene implicaciones para todo el sistema', dijo. 'Algo fundamental para solucionar esto es una evaluación franca y honesta del verdadero estado de los balances de los bancos, algo que no hemos tenido todavía', añadió.