Público
Público

Obama defiende el recorte de impuestos a los más ricos

El presidente de EEUU ha tenido que hacer concesiones a los republicanos para lograr un acuerdo fiscal y evitar así que el 1 de enero suban los impuestos en todo el país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama ha defendido las concesiones que ha tenido que hacer a la oposición republicana para lograr un acuerdo fiscal y evitar así que el primero de enero suban los impuestos en todo el país.

Durante semanas, Obama ha luchado para alcanzar un pacto que permita extender el recorte de impuestos para la clase media y baja, pero no para los que ganen más de 250.000 dólares al año, si bien ha tenido que incluir también a los más ricos para lograr el apoyo de los republicanos.

'Mi tarea es asegurarme de que decenas de millones de trabajadores no sufran una reducción de su salario el 1 de enero sólo por el hecho de que aquí en Washington, los políticos estemos más interesados en apuntarnos un tanto', dijo Obama, en una rueda de prensa.

'Este paquete (de recortes tributarios) ayudará a fortalecer la economía', insistió Obama, que es objetivo de fuertes críticas de líderes demócratas en el Congreso por las concesiones realizadas a los republicanos.

Obama dijo que el acuerdo bipartidista ayudará a la clase media, a los pequeños negocios y a los trabajadores, y que espera que la tasa de desempleo, que en la actualidad se sitúa en el 9,8%, 'bajará, porque la economía está creciendo', aunque no quiso aventurar porcentajes.

Reconoció que, al no poder persuadir a los republicanos, 'entonces tengo que ver qué es lo mejor que debemos hacer, ante esa realidad para el pueblo estadounidense y para los empleos'.

Ante el torrente de críticas de los demócratas, el mandatario insistió en que prolongar la batalla política 'es una mala opción' y que su responsabilidad como presidente es 'hacer lo que es correcto para el pueblo estadounidense'.

Si el Congreso no aprueba la extensión de recortes tributarios, aprobados durante la presidencia de George W. Bush y que vencen a fin de mes, la familia promedio verá aumentar los impuestos en 3.000 dólares a partir de 2011, advirtió Obama. Además, dijo, dos millones de estadounidenses perderán sus beneficios de desempleo pero, gracias al acuerdo, 'podrán pagar su alquiler y lleva comida a la mesa'.