Público
Público

Obama dice que la catástrofe en el Golfo de México tendrá una "respuesta sin precedentes"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de EE.UU., Barack Obama, aseguró hoy que la "catástrofe sin precedentes" que causa el vertido de petróleo en el Golfo de México recibirá igualmente "una respuesta sin precedentes".

Obama, que esta noche se dirigirá a la nación desde el Despacho Oval para hablar del derrame, completó hoy con una visita a la base aeronaval de Pensacola una gira por tres de los estados más afectados por el vertido: Misisipi, Alabama y Florida.

En su intervención ante cerca de 3.500 soldados, el presidente estadounidense reconoció que los estadounidenses se encuentran "asustados" y "enfadados" por el vertido de petróleo, el peor desastre ecológico en la historia de EE.UU.

Pero, aseguró: "mi Gobierno hará todo lo necesario durante el tiempo que sea necesario" para asegurarse de que se ataja la situación y la zona del Golfo de México vuelve a la normalidad.

El área, prometió, "volverá a prosperar de nuevo".

El derrame de crudo, que los científicos han calculado que antes de que se colocara la campana de contención sobre el pozo averiado pudo llegar a los 6,4 millones de litros diarios, representa "un desastre medioambiental sin precedentes" que recibirá "una respuesta sin precedentes", sostuvo el mandatario.

El presidente estadounidense también reiteró su promesa de que el Gobierno obligará a la empresa responsable del vertido, British Petroleum (BP), a pagar en su totalidad las indemnizaciones que le correspondan.

Con estas declaraciones, el gobernante adelantaba en cierto modo el contenido de su discurso a la nación de esta noche, el primero de su mandato.

Obama hablará a partir de las 20.00 horas locales (00.00 GMT) por espacio de unos quince minutos desde el Despacho Oval, en un discurso retransmitido en directo por televisión.

En él, según adelantó la Casa Blanca, que describió la alocución como "un punto de inflexión" en la lucha contra el derrame, el presidente expondrá los esfuerzos que ya se encuentran en marcha para combatir el vertido y la marea negra.

Además, expondrá los pasos para asistir a quienes se han visto perjudicados económicamente por el desastre, especialmente las medidas para reclamar indemnizaciones.

Obama también aludirá a los cambios que cree necesarios en el sistema regulador para garantizar que un desastre como el actual no vuelva a producirse.

En ese sentido, según alertó hoy su portavoz, Robert Gibbs, en el programa de televisión "Good Morning America", de la cadena ABC, el gobernante tiene previsto anunciar la creación de la figura de un "zar" o responsable de la recuperación de la zona del Golfo del México.

Ese responsable estará "a cargo del plan de recuperación, una vez que hayamos superado la fase de respuesta al desastre y limpieza", explicó Gibbs.

Finalmente, en su discurso Obama también abordará cómo la solución a largo plazo, según el presidente, debe ser reducir la dependencia de los combustibles fósiles y aumentar la inversión en energías alternativas.

Con el discurso, la Casa Blanca espera convencer a los ciudadanos estadounidenses de que el presidente es consciente de la gravedad de la situación y cuenta con un plan para solucionar el problema.

Las encuestas indican que los estadounidenses son cada vez más críticos hacia la respuesta del Gobierno contra el vertido, y un sondeo elaborado por la firma GfK asegura que el 52 por ciento de los votantes desaprueba cómo Obama ha gestionado el problema.

Según Gibbs, para finales de este mes es "completamente" probable que British Petroleum pueda trasvasar más del 90 por ciento del crudo que mana del pozo averiado.

"Creemos que se capturará la mayoría del petróleo que se está derramando en el golfo", explicó el portavoz, que agregó que la compañía petrolera planea añadir conductos adicionales al ya existente, que comunica la campana de contención sobre el pozo con un barco en la superficie marina.

El desastre comenzó dos días después de la explosión y posterior hundimiento en el mar de la plataforma petrolera "Deepwater Horizon", el pasado 20 de abril, en un incidente en el que murieron once trabajadores.