Público
Público

Obama dice que pronto tomará decisiones sobre Irak y Afganistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo el miércoles que su Gobierno deberá tomar decisiones duras sobre las guerras en Irak y Afganistán, después de convocar su primera reunión con mandos militares.

"Tendremos que tomar decisiones difíciles (...) sobre Irak y Afganistán, la mayor parte de forma inmediata", dijo Obama tras su primer encuentro con la junta de jefes del Estado mayor desde que asumió el poder hace ocho días.

Obama ha prometido que aumentará el número de soldados estadounidenses en Afganistán, mientras trabaja por acelerar la retirada de las fuerzas en Irak, una guerra a la que se oponen la mayoría de los estadounidenses según muestran los sondeos.

"Obviamente, nuestros esfuerzos por continuar persiguiendo a extremistas que dañarían a nuestra patria es lo más importante", dijo Obama, continuando con su estrategia de centrarse más en Afganistán, un cambio respecto del énfasis que el Gobierno de George W. Bush puso en Irak.

La primera visita presidencial de Obama al Pentágono para conversar con los altos cargos militares tenía como propósito continuar con las negociaciones sobre Irak y Afganistán que se celebraron en la Casa Blanca el miércoles pasado, el primer día completo del presidente en su cargo.

Sin embargo, su visita al Departamento de Defensa fue de bajo perfil, comparada con la realizada al Departamento de Estado la semana pasada, poco después de su investidura, un posible indicio de su intención de poner más atención en la diplomacia que en la fuerza militar en su relación con el mundo.

La retirada de las tropas de Irak fue un piedra angular de la campaña de Obama a la presidencia, durante la cual la guerra fue una de las principales preocupaciones de los votantes, hasta que fue opacada por la crisis económica.

Obama dijo antes de asumir su cargo que quería que las fuerzas de combate de Estados Unidos se retiren de Irak dentro de 16 meses desde el inicio de su mandato.

El que pueda cumplir esa promesa podría depender de que la violencia en Irak siga descendiendo y que las fuerzas de seguridad locales mejoren su capacidad.