Público
Público

Obama evitará el triunfalismo en su discurso y delineará la siguiente fase en Irak

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ofrecerá hoy un importante discurso sobre el fin de la misión de combate en Irak en el que, según la Casa Blanca, evitará el triunfalismo debido a los problemas políticos y de seguridad en el país árabe.

Obama se dirigirá a la opinión pública desde el Despacho Oval para anunciar el fin de las operaciones de combate en Irak y delinear la siguiente fase de la presencia militar de EE.UU. en ese país, siete años y medio después de la polémica invasión de marzo de 2003.

Su discurso, en hora de máxima audiencia, evitará el triunfalismo y, por lo tanto, no declarará una "misión cumplida", adelantó el lunes la Casa Blanca.

No obstante, Obama sí explicará que serán los propios iraquíes los responsables de su seguridad y del manejo del conflicto, al que él se opuso en 2007 como miembro del Senado y que prometió poner fin durante la campaña presidencial de 2008.

Antes de su alocución, Obama viajará por la mañana a Fort Bliss (Texas) para "honrar el servicio y sacrificio de los más de un millón de estadounidenses que dieron servicio" en Irak.

Esa base militar servirá de escenario idóneo previo al discurso: desde el inicio de la guerra en Irak, en marzo de 2003, 200.000 soldados de Fort Bliss han sido desplegados a ese país y han participado en cada fase del conflicto armado.

Esas tropas también jugaron un papel clave para las operaciones de estabilidad en Irak y para la capacitación de las fuerzas de seguridad iraquíes.

Obama pronunciará el discurso en unos momentos en que, de cara a los comicios del próximo 2 de noviembre, la mayor preocupación de los estadounidenses no es lo que ocurra a casi diez mil kilómetros de Washington, sino el desempleo y la lenta recuperación económica en su propio país.

Mientras, su popularidad sigue cayendo. En la actualidad, el 56 por ciento de los posibles votantes en los comicios de noviembre desaprueba de la gestión de Obama, según una encuesta de la empresa Zogby.

Obama ganó en 2008 gracias en parte a que prometió terminar con la guerra en Irak, y fijó el plazo del 31 de septiembre de 2010 para la salida de las tropas de combate, hito que cumplió con bastante antelación.

Los expertos señalan que, de todas maneras, la guerra en Irak no ha terminado ni se ha ganado: el país afronta aún un calvario por la violencia de grupos insurgentes, luchas sectarias, divisiones étnicas, y la falta de un gobierno nacional, cinco meses después de los comicios.

Pese a su enorme potencial para generar riqueza por la exportación de petróleo, Irak tiene también graves problemas económicos y presupuestarios.

El Gobierno de Obama afronta fuertes críticas no sólo por el precario clima de seguridad en Irak, sino también por el creciente escepticismo sobre el rumbo de la guerra en Afganistán, iniciada en octubre de 2001.

De hecho, se prevé que Obama aproveche el discurso para dirigir nuevamente la atención a la guerra en Afganistán, país que dio refugio a los terroristas de Al Qaeda responsables de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en suelo estadounidense.

A menos de diez semanas de los comicios, en los que demócratas y republicanos se disputarán el control del Congreso, ambos conflictos han cobrado una mayor importancia en EE.UU.

La oposición ha insistido en los últimos días en que el envío adicional de tropas a Irak, ordenado por el entonces presidente George W. Bush en 2007 -y al que se opuso Obama como senador-, fue lo que propició las condiciones actuales para la retirada.

La salida de las tropas "no quiere decir que la violencia vaya a terminar mañana", reconoció el lunes el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs.

"Entendemos que aquellos que fomentan la violencia continuarán intentándolo. Creo que es importante recordar que este es un compromiso del presidente, un compromiso que piensa cumplir y lo hará", enfatizó Gibbs.

Poco menos de 50.000 soldados estadounidenses permanecerán en Irak hasta diciembre de 2011, en el marco de la operación de transición denominada "Nuevo Amanecer", para continuar la capacitación de las fuerzas de seguridad iraquíes en materia de seguridad, lucha contra el terrorismo y protección de los civiles.