Público
Público

Obama expresa al Dalai Lama su "firme" apoyo a los derechos tibetanos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de EE.UU., Barack Obama, expresó su "firme" apoyo a los derechos tibetanos en la reunión que mantuvo hoy con el líder espiritual tibetano, el Dalai Lama, en la Casa Blanca.

El encuentro, que duró cerca de una hora, se celebró en la Sala de Mapas a puerta cerrada para restar relevancia a un evento que había despertado una gran expectación en todo el mundo y las protestas de Pekín, que considera al Dalai Lama un líder separatista.

Aunque no se permitió el acceso de los medios al acto, después el Dalai Lama sí se dirigió brevemente a la prensa para expresar su satisfacción.

Vestido con su tradicional atuendo púrpura y azafrán y unas sandalias, el líder espiritual tibetano y premio Nobel de la Paz se declaró "muy contento" por la reunión, en la que aseguró que Obama le había expresado su "apoyo".

Explicó al presidente estadounidense su compromiso con "la promoción de los valores humanos" y la "paz en el mundo", un mayor papel de liderazgo para las mujeres y las preocupaciones del pueblo tibetano, aseguró.

En declaraciones posteriores, tras una reunión, también a puerta cerrada, con la secretaria de Estado, Hillary Clinton, el Dalai Lama afirmó que los tibetanos nunca cejarán en la defensa de su causa, aunque el éxito se produzca una vez él haya muerto, y que "comprende" que Estados Unidos quiera tener mejores lazos con China.

Por su parte, en un comunicado distribuido tras el encuentro, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, señaló que el presidente estadounidense y el líder espiritual trataron sobre los derechos de los tibetanos y el diálogo con el Gobierno chino, entre otros asuntos.

Obama "subrayó su firme apoyo a la conservación de la especial identidad religiosa, cultural y lingüística de Tíbet y la protección de los derechos humanos tibetanos en la República Popular China", indicó.

El presidente estadounidense también alabó el compromiso con la no violencia y la búsqueda del diálogo con China por parte del Dalai Lama, agregó Gibbs.

Asimismo, "subrayó que ha alentado constantemente a ambas partes a implicarse en un diálogo directo para resolver sus diferencias y le complació oír sobre el reciente reinicio de esas conversaciones".

El gobernante y el Dalai Lama, que huyó de Tíbet en 1959 tras un levantamiento en esa región contra China, "se mostraron de acuerdo en la importancia de una relación positiva y de cooperación entre EE.UU. y China", agregó el comunicado.

El encuentro entre el premio Nobel de la Paz y el presidente estadounidense se ha celebrado en momentos en los que las relaciones entre Estados Unidos y China atraviesan por un periodo de tensión debido a la venta de armas por valor de 6.400 millones de dólares de EE.UU. a Taiwán, desacuerdos sobre la cotización del yuan y denuncias de ciberataques chinos a empresas estadounidenses.

Pekín considera al Dalai Lama, que defiende la autonomía tibetana pero no reclama la independencia, como un líder separatista y había advertido a Washington de que la reunión perjudicaría las relaciones bilaterales.

Obama ya aplazó su entrevista con el líder espiritual en octubre, la última ocasión en que éste visitó Washington, para no causar tensiones en las relaciones con China antes de su visita de Estado a la capital del país asiático en noviembre.

Estados Unidos busca la colaboración de Pekín en asuntos como la lucha contra el cambio climático o los programas nucleares de Corea del Norte e Irán.

En particular, trata de persuadir a la República Popular a que apoye la imposición de nuevas sanciones contra Teherán, algo a lo que hasta ahora las autoridades chinas se han mostrado renuentes.

Mientras Obama y el Dalai Lama se reunían, centenares de manifestantes se dieron cita frente a la Casa Blanca para pedir con cantos y bailes tibetanos que el "cambio" se acercara a Tíbet.