Público
Público

Obama felicita Karzai y le pide que controle la corrupción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, felicitó el lunes al líder de Afganistán Hamid Karzai por su reelección, pero le dijo en una llamada telefónica que debía tomar con seriedad la lucha contra la corrupción y servir mejor a su pueblo.

"Enfaticé que este tiene que ser un punto en el tiempo en el que escribamos un nuevo capítulo basado en un mejor Gobierno, un esfuerzo mucho más serio en erradicar la corrupción (y) esfuerzos conjuntos para acelerar el entrenamiento de las fuerzas de seguridad afganas", afirmó Obama en el Salón Oval de la Casa Blanca.

Previamente el Gobierno estadounidense dijo que reconocía a Hamid Karzai como el legítimo presidente de Afganistán, pese a unas elecciones manchadas por fraude que dieron millones de votos a favor del mandatario, que después fueron anulados.

El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, afrontó duras preguntas en una conferencia de prensa sobre la manera en que Washington podría trabajar con Karzai cuando su legitimidad ha sido puesta en duda, tras los manipulados comicios de agosto.

"El presidente Karzai ha sido declarado ganador (...) de modo que obviamente él es el líder legítimo del país", dijo Gibbs, sin abordar directamente las preguntas sobre si el Gobierno lo consideraba un mandatario creíble.

Gibbs intentó poner su mejor cara a la situación que presenta un potencial dolor de cabeza para el Gobierno de Obama, diciendo que el retiro del principal rival de Karzai de la segunda vuelta prevista para el 7 de noviembre dejó al presidente afgano como el único candidato de los comicios.

Funcionarios electorales afganos cancelaron el lunes la segunda ronda electoral y declararon a Karzai como presidente, luego de que el ex ministro de Relaciones Exteriores Abdulá Abdulá se retirara de la contienda, tras mencionar sus dudas sobre la imparcialidad del proceso.

Funcionarios estadounidenses han señalado previamente que necesitan un socio creíble en Afganistán, mientras Obama evalúa una petición de su alto comandante en el conflicto para aumentar en hasta 40.000 soldados el contingente de Estados Unidos, a fin de combatir la deteriorada situación de seguridad.